Trucos para no engordar demás en invierno

(www.neomundo.com.ar)- Con la llegada del frío sentimos que, casi repentinamente, nuestro cuerpo comienza a “pedirnos” esos alimentos de los que en verano nos resultaba más fácil mantenernos alejados. Esto se debe a que, en esta etapa del año, el organismo requiere de una mayor cantidad de calorías para mantener la temperatura corporal.

En el preciso momento en el que esas comidas que hasta semanas atrás no nos tentaban comienzan a verse atractivas, nos inunda una sensación de temor. El fantasma de los kilos de más sobrevuela, y se hace necesario aplicar ciertos cambios en los hábitos de alimentación para no terminar el invierno con sobrepeso.

“Cuando llega el frío ocurre que la gente deja de interesarse muchas veces en el tema del sobrepeso; pero esto se revierte hacia fines de agosto, cuando de repente comenzamos a usar ropas más livianas y nos damos cuenta de que durante el invierno nos hemos descuidado y hemos ganado sobrepeso”, comenta Susana Aranda, nutricionista de Sanatorio Diquecito (Argentina). Y agrega: “Allí es cuando nos desesperamos y comenzamos a preguntarnos cómo bajar los kilos de más ganados en el invierno”.

Pero lo ideal es no llegar a esta situación extrema, y aplicar a tiempo todos aquellos cambios de hábito que nos ayuden a alimentarnos saludablemente durante la estación más fría del año.

Sucede que a menor temperatura ambiente, más debe trabajar el organismo para mantener la temperatura de equilibrio, lo que genera un gasto que requiere de calorías extras. “Sin embargo, no puede atribuirse a estos cambios el hecho de que la persona aumente de peso, puesto que esto podría evitarse si se ingirieran los alimentos adecuados para estas condiciones”, argumenta Aranda.

En rigor, pese a los mitos existentes, una de las principales causas del aumento de peso en el invierno es el abandono de la actividad física al aire libre. Por otro lado, se cae en el consumo de alimentos hipercalóricos tales como chocolates, salsas y guisos, en forma desmedida.

“Si bien nuestro cuerpo buscará naturalmente un aumento de calorías, en realidad no es necesario que éste sea tan marcado, ni recurrir a alimentos hipercalóricos, sino a aquellos que den naturalmente ‘sensación’ de calor”, indica Aranda.

Consejos para mantenerse en forma

“Uno de los principales consejos que damos desde Sanatorio Diquecito para responder a las demandas del cuerpo en épocas frías sin caer en el exceso calórico, tiene que ver precisamente con orientar nuestra dieta hacia la ingesta de estos alimentos que ayuden a mantener el calor corporal y faciliten la generación de energía, sin sobrepasar los límites adecuados de calorías necesarias”, explica Aranda. Y para ello recomienda:

•Reemplazar las ensaladas por panachés de verdura; las frutas frescas por compotas, que pueden comerse tibias; las verduras frescas en general por legumbres, lentejas, porotos y garbanzos, que dan calor al cuerpo.

•Además de comer la fruta en compota, existen algunos “trucos” para aclimatar el cuerpo sin agregar excesivas calorías. Una de ellas es establecer la sopa como plato central, variando su preparación entre el arroz, los fideos, la avena y la clara de huevo batida. Las sopas deben ser espesas si serán tomadas como plato único.

•A nivel líquido, se sugiere tomar muchas infusiones calientes al día, en lugar de agua fresca. Éstas de por sí no tienen calorías, si se toman con edulcorante. Otra buena práctica es tomar caldos instantáneos, que si bien no tienen la consistencia suficiente para ser una comida central, mantienen al cuerpo en temperatura, aportándole pocas calorías extras.

•A nivel condimentos, se recomienda el picante, el pimiento, porque dan sensación de calor.

•Los hábitos de alimentación no deben modificarse con el frío. No se deben aumentar las cantidades. Se debe mantener un buen desayuno y almorzar más fuerte que lo que ingeriremos en la cena. Sin embargo, esto es difícilmente practicable en nuestra sociedad y por ello pretendemos al menos que la cena sea completa pero no pesada.

•Cocinar mucho utilizando el horno, y aprovechando así su calor. Se pueden hacer desde tartas hasta carnes al horno con verdura.

•Para mantenerse en línea durante el invierno se recomienda, además, no abandonar la práctica de actividades físicas, situación que suele darse luego del verano. Estas no sólo mantienen al cuerpo ejercitado sino que se convierten en una fuente de regulación de la temperatura. En este sentido siguen siendo importantes las caminatas al aire libre, la bicicleta, la natación y cualquier tipo de deporte. Hay que ver la actividad física como algo no estacional.

Más información sobre salud y ciencia visitando el sitio www.neomundo.com.ar - Simplemente haga click con su mouse arriba, sobre el logo de NEOMUNDO

Cargando...