El nuevo primer ministro quiere proteger Líbano del conflicto sirio

Líbano se dotó este sábado de un nuevo primer ministro, Tamam Salam, que inmediatamente después de ser elegido, se comprometió a proteger al país de las repercusiones de la guerra en la vecina Siria.

"El presidente de la República, Michel Suleimán, encargó a Salam formar un gobierno", informó la presidencia a primeras horas de la tarde.

El nombramiento de este miembro moderado de la oposición se produce dos semanas después de la dimisión del gobierno de Najib Mikati, en el que el movimiento chiita Hezbolá tenía gran influencia. Esta situación había suscitado temores de desestabilización en Líbano, muy afectado por el conflicto en Siria.

Diputado de Beirut de 67 años, Salam fue elegido por consenso, con el apoyo de la mayoría de los grupos parlamentarios, sobre todo el de la oposición (respaldada por Estados Unidos y Arabia Saudí) y del poderoso partido Hezbolá, muy cercano a Irán y al régimen sirio.

"Me comprometo a sacar Líbano de las divisiones políticas que tuvieron efectos en el ámbito de la seguridad, a alejar los peligros de la situación trágica (en el país) vecino", afirmó Salam, poco después de ser nombrado en el cargo.

Salam tendió la mano a los distintos integrantes del tablero político libanés, estimando que su deber era trabajar "en cooperación con todas las partes políticas". "Soy consciente de que se trata de un periodo delicado, que hay plazos importantes (legislativas de 2013) y espero que los dirigentes políticos continuarán las consultas con el mismo espíritu positivo (...) para formar un nuevo gobierno", añadió.

Salam es considerado un moderado respecto a los "halcones" hostiles a Hezbolá. Pero deberá mantener intensos contactos para formar gobierno. Hezbolá y el líder druso Walid Jumblat, al frente de un grupo parlamentario centrista, quieren un gobierno de unidad nacional.

El 22 de marzo, Mikati había dimitido tras divergencias con Hezbolá sobre el nombramiento de un jefe de policía hostil a Siria. Mikati abogaba por una política de neutralidad hacia la crisis siria, mientras Hezbolá defiende abiertamente el régimen de Bashar Al Asad.

Varios incidentes causados por disparos del ejército sirio en dirección del territorio libanés se han producido en la frontera entre ambos países, haciendo temer una extensión del conflicto.

La prensa y algunos expertos subrayan, por su lado, el rol de Arabia Saudí -un verdadero peso pesado en su influencia sobre Líbano-, que apoya a los adversarios de Hezbolá, en el nombramiento de Salam.

Tamam Salam, que pertenece a una de las grandes familias políticas del Líbano, es hijo de Saeb Salam, que fue seis veces primer ministro entre 1952 y 1973. Fue ministro de Cultura entre 2008 y 2009. Hizo estudios de economía y de gestión en Inglaterra. Está casado y tiene tres hijos.

Líbano se dotó este sábado de un nuevo primer ministro, Tamam Salam, que inmediatamente después de ser elegido, se comprometió a proteger al país de las repercusiones de la guerra en la vecina Siria.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK