Sistema bancario mexicano, un ejemplo a nivel internacional

(Panorama en los Negocios)

Por Verónica Reynold Reyes

México, 28 Dic. (Notimex).- Tras la crisis de 1994, el sistema financiero mexicano es ahora uno de los más sólidos a nivel internacional, lo que le ha permitido enfrentar los embates provenientes del exterior y continuar con la colocación del crédito.

En 2011 sistemas financieros como el de la Unión Europea se pusieron bajo la lupa ante la posibilidad de una falta de liquidez y mayores requerimientos de capital, lo que los llevó a retraerse, mientras que en México el crédito no sólo continúo creciendo a doble dígito, sino que la recuperación se dio en todos sus circuitos de financiamiento.

Se reforzaron algunos puntos débiles que se tenían y que se hicieron muy evidentes con la crisis de 2008, por lo que ahora hay comodidad en el sentido de que se tiene un sistema muy bien reservado, con muy buen capital y amplia liquidez, destacó el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Guillermo Babatz Torres.

En opinión del director general del Grupo Financiero Banamex, Javier Arrigunaga Gómez del Campo, el sistema financiero mundial enfrenta una gran incertidumbre y volatilidad en los mercados, así como cambios en el marco regulatorio más importante que se haya visto en casi siete años.

Entre esas modificaciones están una nueva estructura y mayores requerimientos de capital, que deberán ser cumplidos por la banca a más tardar en 2013 de acuerdo con el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea; en el caso de México ante las condiciones de la banca, entrarán en vigor este 2012.

A su vez, el director general del Banco Nacional de México (Banamex), Enrique Zorrilla Fullaondo, consideró que aunque la incertidumbre en los mercados financieros puso a prueba a la economía mexicana y a su sistema financiero, también hicieron evidente su solidez.

Destacó el Índice de Capitalización (ICAP) Básico superior a 16 por ciento que registra el sistema bancario mexicano, comparado con los observados en países como Estados Unidos de un 15 por ciento, o de Chile con un 14 por ciento.

Así que a pesar del entorno global tan complicado, México tiene las condiciones para que el crédito bancario siga con crecimientos de doble dígito y de manera sana, aseveró el presidente del Consejo de Administración del grupo financiero, Ignacio Deschamps González.

Refirió que a diferencia de lo que se vive a nivel internacional, como es el caso de Europa, México cuenta con estabilidad financiera y responsabilidad fiscal, los acreditados tienen un adecuado apalancamiento y el nivel de deuda es sano, lo que permite continuar la colocación de crédito.

Sin embargo, una nube de incertidumbre se observó sobre los bancos BBVA Bancomer -el más importante del país por su nivel de activos, crédito y captación- y Santander -el tercero en el ranking por nivel de activos- derivado de la baja de calificación de sus casas matrices en España.

Al respecto, el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, dio un voto de confianza a estas instituciones al asegurar que las autoridades financieras están tranquilas respecto a su operación.

Además, dijo estar junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en contacto con el Banco de España, para revisar a fondo la salud y fortaleza de los bancos españoles BBVA y Santander, que tienen subsidiarias en México.

Sin embargo, la banca en México registró ciertas afectaciones en sus ganancias netas derivado de la volatilidad en los mercados internacionales y la entrada en vigor de algunas regulaciones referentes al esquema de reservas para la cartera de crédito.

Si bien, la banca local continúo siendo rentable -como el caso de BBVA Bancomer que siguió generando 30 por ciento de los ingresos totales de su casa matriz-, sus ganancias tuvieron cierta desaceleración, al grado de que Banamex -el segundo del escalafón- registró caídas de alrededor de 50 por ciento como resultado de sus operaciones con valores.

A ello se sumó una mayor competencia que llevó a los bancos a reducir sus precios o tasas de interés para mantener y captar mayores clientes, así como la entrada en vigor del esquema de reservas de la cartera de estados y municipios, traduciéndose para algunas entidades en mayores requerimientos de capital.

Este nuevo cálculo de reservas provocó que el Índice de Capitalización del sistema -que representa la fortaleza financiera de la institución para soportar pérdidas no esperadas en función de su perfil de riesgo-, descendiera medio punto porcentual para ubicarse en 15.9 por ciento en septiembre.

No obstante, el presidente de la Asociación de Bancos de México, Jaime Ruiz Sacristán, se manifestó confiado en la recuperación de las ganancias del sector durante 2012, aunque dijo que dependerá de la entrada a nuevos nichos de mercado y el incremento del volumen de operaciones y colocación de crédito.

Otro punto de crítica al sistema financiero mexicano este año fue la fuerte concentración del crédito en grandes acreditados, lo que representa la mayor vulnerabilidad del sistema bancario mexicano, consideró Guillermo Babatz Torres, presidente de la CNBV.

Refirió que los 10 principales acreditados de la banca comercial tienen una participación de 14 por ciento del total de la cartera comercial de la banca, en donde se encuentran grandes corporativos o contrapartes, algún estado o Pemex o la Comisión Federal de Electricidad.

"A pesar de todos los esfuerzos, quizás la vulnerabilidad más grande que tenemos en el sistema bancario y una de las preocupaciones centrales que tenemos en la Comisión es que seguimos teniendo una concentración importante de la cartera de los bancos en pocos acreditados", manifestó.

Aclaró que el sistema es muy sólido, bien capitalizado y con reservas adecuadas, por lo que "es más bien una vulnerabilidad estructural", que también refleja hasta cierto punto la estructura productiva del país en términos comerciales e industriales.

El panorama en 2012 para los sistemas bancarios a nivel internacional será complicado y de muchas definiciones, mientras que para la banca mexicana será un buen año de hecho, consideró la presidenta y directora general del Grupo Financiero Scotiabank, Nicole Reich de Polignac.

La también vicepresidente de la ABM, destacó que para la banca en México será un buen año al esperarse un crecimiento del PIB bastante razonable (de por lo menos 2.9 por ciento), lo que se traducirá en un crecimiento mínimo de entre dos y tres veces del crédito respecto de la economía.

Para la CNBV el crédito bancario va a crecer en 2011 alrededor de 12 por ciento, incremento similar esperado también para 2012, el cual estará concentrado en crédito a Pymes, a la vivienda y en consumo no revolvente, incluyendo el de nómina.

NTX/VRR/ERH/LODESTACADO2011

Cargando...