NASA: dramática cuenta regresiva antes de que Curiosity se pose en Marte

El vehículo de exploración Curiosity se apresta a posarse en la madrugada del lunes en la superficie de Marte, mientras la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) comenzó el domingo la cuenta regresiva para una histórica misión que busca respuestas sobre la vida en otro planeta.

Se prevé que los científicos de la NASA sepan el lunes a las 05H31 GMT si el robot logró pisar suelo marciano, es decir unos 14 minutos después de haberse posado, en razón del tiempo que tarda la señal en recorrer la distancia entre Marte y la Tierra.

El grueso de los equipos están reunidos en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de Pasadena (California, oeste de EEUU), que conduce la misión. Los científicos aguardaban allí el domingo, con una mezcla de confianza y angustia, el tan esperado descenso de su "rover" de 2.500 millones de dólares.

"Estamos racionalmente confiados, emocionalmente aterrorizados y listos" para el descenso de Curiosity sobre la superficie marciana, manifestó el ingeniero Adam Steltzner, quien encabeza el equipo a cargo de dirigir los últimos siete minutos del vuelo del robot, calificados por la NASA como "siete minutos de terror" antes de la llegada a Marte.

Algunos de los científicos se acompañan de amuletos, al tiempo que otros invocan sentimientos nacionalistas, como un integrante del equipo de vuelo que tiñó sus cabellos con los colores de la bandera estadounidense.

"La tensión aumenta, mientras nuestros equipos hacen el seguimiento de la nave", declaró el jefe de la misión, Brian Portock. "Es normal estar angustiado ante un acontecimiento tan importante, pero creemos que estamos bien preparados", agregó.

Lanzado el 26 de noviembre de 2011 desde Cabo Cañaveral, Florida (sureste de EEUU), el vehículo robótico no tripulado Mars Science Laboratory (MSL) de la Nasa, conocido como Curiosity, debe posarse en suelo marciano tras viajar 570 millones de kilómetros.

Pero su descenso a hasta el suelo marciano es el más difícil que haya efectuado un aparato de la NASA, pues Curiosity, un vehículo de 900 kg, es demasiado pesado para que el impacto sea amortiguado por bolsas de aire, por lo que se diseñó una especie de "grúa" que llevará al robot, con cuerdas de nailon, en los segundos finales del descenso.

La nave deberá acelerar con la fuerza de gravedad mientras se acerque a la atmósfera de Marte, haciendo un vertiginoso ingreso a una velocidad de 21.240 km/h y luego enlenteciéndose hasta 2,74 km/h con la ayuda de un paracaídas supersónico de 21 metros de diámetro.

"Este es el descenso más desafiante que jamás hemos intentado", manifestó Doug McCuistion, director del Programa de la Nasa para Exploración de Marte. "Si lo logramos, será una de las más grandes hazañas de la historia espacial", añadió.

Tras la complicada maniobra, el Curiosity debe posarse en el Cráter Gale, cerca del Monte de Sharp (5.000 m). El sitio, uno de los más bajos de Marte y punto de convergencia de varios ríos que se cree fluían provenientes de zonas altas, podría contener valiosa información sobre el pasado en sus capas sedimentarias.

"¿Podremos hacer esto? Creo que sí (...). Pero los riesgos persisten. Será una tarea difícil", dijo McCuistion, quien recordó que solo han resultado exitosas 40% de las tentativas de enviar naves a Marte.

Los científicos han descubierto señales de la existencia de agua en el planeta más cercano a la Tierra, lo que indicaría que alguna forma de vida podría haberse desarrollado en el pasado del planeta rojo, que actualmente dispone de una delgada atmósfera, con inviernos extremos y tormentas de polvo.

Durante la exploración, que debe llevar dos años terrestres de duración, Curiosity tratará de descubrir si el ambiente marciano pudo haber sido favorable al desarrollo de vida microbiana y buscará recabar datos para preparar una futura misión tripulada.

"Curiosity permanece en buen estado con todos sus sistemas operando según lo esperado", afirmó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

El vehículo robótico o "rover", de seis ruedas y del tamaño de un automóvil pequeño, es el más grande construido para realizar una exploración planetaria.

Está equipado con diez instrumentos científicos, elementos para destruir rocas, perforar el suelo, hacer pruebas de radiación, un generador nuclear y un mástil con cámaras de alta definición.

La transmisión en vivo desde el centro de control en Pasadena comenzará en el sitio web de la NASA (www.nasa.gov) a partir de las 03H30 GMT del lunes.

Uno de los principales temores para la hora del aterrizaje serán las condiciones climáticas, luego de que una tormenta de polvo se formara días atrás en el lugar adonde iba a descender Curiosity.

Si la misión es exitosa, la NASA espera contar con algunas imágenes de baja resolución en blanco y negro poco después del descenso.

Los ingenieros deben luego pasar casi todo agosto controlando el funcionamiento de los equipos del vehículo, según el subdirector del programa Richard Cook.

El Curiosity podría comenzar su primer recorrido del suelo marciano en septiembre, y las primeras perforaciones entre octubre y noviembre.

"El espíritu humano nos lleva a realizar este tipo de desafíos y este es el tipo de desafío que nos lleva a explorar. Explorar nuestro alrededor, entender qué hay allí fuera, y obviamente preguntarnos: ¿estamos solos?".

Esta imagen de la NASA tomada el 2 de agosto de 2012 muestra una tormenta de polvo sobre Marte. El vehículo de exploración estadounidense Curiosity se apresta a aterrizar la madrugada del lunes en Marte, en una histórica misión para buscar respuestas a las legendarias preguntas sobre la existencia de vida en otro planeta.

Presentación del robot Curiosity, que el 6 de agosto debe descender sobre Marte

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK