Reforma laboral no creará empleos por sí misma: Concamin

México, 7 Oct. (Notimex).- La reforma laboral es un paso importante en la modernización del marco legal, pero por sí misma no creará empleos, sostuvo la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

"La reforma laboral no creará empleos por sí misma, pero permitirá, si las empresas operan en una "cancha pareja", disponen de los apoyos necesarios y cuentan con un mercado interno robusto y en expansión, ampliar las posibilidades para la creación de más y mejores empleos", precisa.

En su opinión, suponer que la reforma laboral detonará por sí misma la creación de miles de empleos en el país gracias a la flexibilización en las formas de contratación de personal, equivale a sobredimensionar la modernización del marco legal que regulará las relaciones obrero-patronales y a crear expectativas que difícilmente se materializarán.

Del mismo modo, precisa, asegurar que el nuevo marco legal provocará despidos masivos, recontratación en condiciones menos favorables para obreros y empleados, devaluación de la mano de obra o anulación de los derechos consignados en las leyes y reglamentos aplicables, es tan erróneo como descalificar los méritos de lo aprobado por los diputados o suponer que en el corto plazo desaparecerá la economía informal.

En su publicación mensual "Pulso industrial", señala que la reforma laboral constituye un paso importante en la modernización del andamiaje legal del país, pero no impulsará la precarización del empleo ni será una garantía para el desarrollo.

Explica que parte de los factores que determinan la inversión productiva, la rentabilidad de los negocios y, por supuesto, el nivel de empleo son la estabilidad macroeconómica, la creación y aseguramiento de condiciones de competencia leal y pareja con los productores de otras latitudes, la política fiscal, la reducción del llamado costo país.

Asimismo, el fortalecimiento del mercado interno (principal destino de la mayor parte de la oferta que se genera en el territorio nacional), refiere en el análisis titulado "Reforma laboral: mitos y realidades".

De este modo, subraya el organismo industrial, la adecuación del marco legal ayudará a mejorar el entorno para los negocios, pero no es ni será el único factor determinante del nivel de empleo.

Insiste en que esta reforma ayudará al fortalecimiento del sector formal de la economía; reducirá los estímulos para la contratación de trabajadores en la informalidad; perfecciona la legislación laboral; ofrecerá un nuevo impulso a la competitividad y la productividad en los centros de trabajo, independientemente de su tamaño y ubicación.

También regulará la operación de las empresas dedicadas a la subcontratación de productos o servicios, para garantizar seguridad social y las prestaciones de ley a quienes en ellas trabajen.

Además, sincroniza la legislación a la realidad nacional e internacional vigentes; vincula la remuneración de los trabajadores con la eficiencia y productividad; amplía las posibilidades para la pronta incorporación de los jóvenes al trabajo y de los técnicos y profesionales a las actividades productivas e impulsa la capacitación.

Asimismo, prohíbe el trabajo de menores fuera del círculo familiar y levanta una barrera contra la discriminación, aspectos fundamentales para mejorar la calidad del mercado laboral.

No sólo eso, continúa la Concamin, también permitió la eliminación de dos prácticas nocivas para la modernización laboral y la competitividad de las empresas: la "cláusula de exclusión" y el llamado "escalafón ciego", dos de los más añejos e insostenibles pilares del marco legal que durante más de 40 años reguló las relaciones laborales en México.

"Estamos frente a una reforma de gran calado cuya mayor virtud estriba en el ajuste de la legislación para responder a una realidad que exige flexibilidad, capacidad de adaptación y equilibrio en las relaciones laborales", estima.

La Concamin refiere que en el segundo trimestre del año 14.2 millones de personas trabajan en el sector informal de la economía, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI.

Este dato equivale al 29.3 por ciento del total de la población ocupada (poco más de 48.4 millones de personas) e incluye a trabajadores remunerados, a quienes laboran por cuenta propia, trabajadores no remunerados y empleadores.

Así, más de la cuarta parte de los mexicanos con alguna actividad productiva labora en la informalidad, y entre el segundo trimestre de 2011 y el mismo lapso del presente año se agregaron 830 mil personas al sector informal.

Si bien es fenómeno presente en todas las entidades federativas, refirió que en 13 estados su nivel supera la media nacional (29.3 por ciento) y en los casos de Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca, México, Yucatán y Michoacán, alcanza magnitudes preocupantes.

En el otro extremo se encuentran las dos Baja Californias, Chihuahua, Colima y Chiapas, con tasas de informalidad mucho menores a la nacional.

El organismo privado señala que pese a los programas impulsados para contener su avance, la informalidad se mantiene como la más importante válvula de escape frente a los problemas que derivan de la "tramitología", la debilidad del mercado formal de trabajo y la necesidad de buscar fuentes de ingreso que permitan resolver el sustento en los hogares.

"Sin duda, la reforma laboral contribuirá al combate de la informalidad, pero es preciso intensificar la desregulación a escala local, a fin de hacer amigable y atractiva la formalidad para empresas e individuos. Este será uno de los mayores desafíos de la próxima administración federal", estima.

NTX/IM/RMN

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK