Recuerda Vargas Llosa con nostalgia "La ciudad y los perros"

Madrid, 20 Jun (Notimex).- Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, aseguró hoy aquí que releer la edición conmemorativa de "La ciudad y los perros" le hizo sentir nostalgia de los tiempos en que inició su carrera literaria y que le formaron como escritor.

La Real Academia Española (RAE), la Asociación de Academias de Lengua Española y editorial Alfaguara presentaron la edición académica por el cincuentenario de la primera obra del peruano, con la que ganó el Premio Biblioteca Breve.

Acompañado del presidente de la RAE, José Manuel Blecua, el secretario del organismo, Darío Villanueva, y el director de Alfaguara, Emiliano Martínez, el literato tuvo varios recuerdos de entre 1958, cuando llegó a vivir a Madrid, y 1963, en que se publicó el libro.

En la rueda de prensa en la sede de la RAE, aseguró que por principio no le gusta releer su obra, por "la sensación que es irremediable, aún cuando un texto siempre se puede corregir".

"Lo hice para esta edición y me produjo una gran nostalgia de la época en que escribí esa novela. Para mí fue la primera obra ambiciosa a la que dediqué mucho tiempo. Nunca pensé en la repercusión que tendría y menos en una edición 50 años después", dijo.

Recordó a Carlos Barral, de editorial Seix Barral, que tras concederle el Premio Biblioteca Breve, "sorteó la censura (en España) que era en aquel tiempo intolerante" para lograr la publicación de su novela, que criticaba el militarismo, describía escenas sexuales y violencia verbal.

Explicó que Barral se apoyó en críticos vinculados al régimen franquista, que escribieron cartas al Ministerio de Información para aceptar la publicación, pero pidió modificaciones, lo que se negoció en un año "y se volvió algo cómico".

Comentó que en la primera edición del libro, en 1963, se publicaron términos negociados con un historiador representante del Ministerio, que para la segunda impresión Carlos Barral restituyó las palabras que originalmente escribió.

Dijo que la novela salió en un momento en que otros escritores también dieron impulso a la literatura latinoamericana, como Juan Rulfo, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes, que combinaban pasión con nuevas técnicas de contar las historias.

Vargas Llosa destacó que en aquellos tiempos no era normal que un joven dijera que se dedicaría a escribir, y que haber llegado a Madrid le permitió organizarse para dedicarse a la literatura, algo sobre lo que años atrás su padre se mostraba hostil en Perú.

"Esta novela me enseñó a escribir todas las demás. Primero hago una versión rápida desordenada; es una acumulación de material narrativo que vende la inseguridad inicial. Luego ya se da orden y se sigue trabajando en ella", precisó.

Apuntó que en el caso de "La ciudad y los perros", el punto de partida fue "la memoria de lo vivido (su paso por el Colegio Militar en Perú), que seleccionó y depuró las imágenes que son un trampolín para construir una historia".

La novela la escribió en una pensión de la calle Doctor Castelo de Madrid, y en un bar de esa calle esquina con Menéndez Pelayo, "que era una vieja tasca llena de humo, y preguntándome si algún día se publicaría; en aquel tiempo en Perú no había editoriales ni distribución".

"Para mí fue una suerte extraordinaria, que no la imaginé y por eso tengo ese recuerdo a Carlos Barral", expresó.

"La ciudad y los perros" ha sido traducida a más de 30 idiomas, y narra la vida en un colegio militar Leoncio Prado, donde los internos reciben una severa formación castrense.

La edición presentada este miércoles contiene además textos que estudian la primera novela de Vargas Llosa, entre ellos los del presidente de la Academia Peruana de la Lengua, Marcos Martos, el ex presidente de la RAE, Víctor García de la Concha, el escritor Javier Cercas, y otros.

La edición especial tiene 768 páginas, saldrá el próximo viernes a las librerías en América Latina y el precio estimado en euros es de 12.90 (unos 15 dólares).

NTX/CMP/DAS/

Cargando...