Ahora reclaman a las farc el fin de los secuestros "economicos"

Bogotá, 3 de abril (Télam).- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, insistió hoy en que la liberación de los últimos militares en poder de las FARC es un paso "insuficiente" por parte de la guerrilla, a la que desde varios sectores se le reclamó ahora que abandone los secuestros extorsivos y explique el destino de algunos uniformados desaparecidos.

Santos reiteró su reclamo de que los liberados ayer sean "los últimos secuestrados" de la insurgencia, y desde la ONU y la Unión Europea (UE) se pidió la entrega de civiles que las FARC tienen en su poder en busca de réditos económicos.

El presidente visitó hoy a los ex rehenes, secuestrados entre 1998 y 1999 y atendidos en dos hospitales, oportunidad en la que advirtió que los hasta ayer secuestrados recibieron un "trato inhumano" durante su cautiverio y pidió que la guerrilla "cumpla con su palabra de no volver a secuestrar nunca jamás".

Santos repitió la declaración que hizo minutos después de la liberación de los rehenes en el sentido de que valora la decisión de las FARC, pero que la considera insuficiente porque deben ser entregados todos los civiles que siguen secuestrados.

"Es un paso que valoramos en su dimensión, pero, como lo dije también ayer, no es suficiente; queremos unas muestras más fehacientes de su verdadera voluntad de terminar con este conflicto", remarcó.

La cifra de militares en manos de la guerrilla siempre fue información conocida, pero en los casos de civiles nunca hubo datos precisos.

La Fundación Nueva Esperanza habla de 725 secuestrados, mientras País Libre, otra organización especializada en el tema, asegura que son 405. Una dependencia gobierno señala que hasta el pasado 31 de diciembre en Colombia había 97 secuestrados, de los cuales 35 estaban en manos de las FARC.

"Hay cientos de familias que no saben, que no tienen ni idea del paradero de sus seres queridos que fueron secuestrados; por eso no basta con dejar de secuestrar: hay que liberar los secuestrados civiles que siguen en su poder, y hay que dar cuenta a las familias de todos y cada uno de ellos", señaló Santos.

En los hospitales, donde se enteró de que cuatro de los seis policías liberados deberán iniciar un tratamiento de salud mental para superar las secuelas de los 14 años de secuestro, Santos escuchó anécdotas de los uniformados.

Los seis policías brindaron luego una conferencia de prensa, en la que relataron detalles de su cautiverio.

La mayoría de los liberados presenta disminución visual y pérdida de peso, y algunos sufren hipertensión arterial, rinitis, parasitismo en la piel y bronquitis, entre otras enfermedades.

Los uniformados liberados son los policías José Forero, Carlos Duarte, César Lasso, Jorge Trujillo, Jorge Romero y Wilson Rojas, y los militares Luis Beltrán, Luis Arcia, Robinson Salcedo y Luis Moreno.

"Fueron sufrimientos durante 10, 12, 14 años; cuando uno piensa lo que debe ser para cualquier persona 14 años encadenado, secuestrado, eso tiene un gran impacto, muy profundo, en el alma o el corazón de cualquier persona; pero, por otro lado, viéndolos otra vez libres, también ese es un motivo muy importante de regocijo", manifestó Santos.

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos saludó las liberaciones unilaterales y en términos similares se expresó la UE, a través de su jefa diplomática, Catherine Ashton, que instó a las FARC a "una liberación inmediata e incondicional de todos los secuestrados restantes".

Un pedido en igual sentido hizo el comandante del Ejército de Colombia, general Sergio Mantilla, que además exigió a la guerrilla que responda por cerca de 50 militares que desaparecieron en zonas de combate desde los ´90.

Según Mantilla, desde comienzos de los ´90 hasta ahora el Ejército perdió contacto con cerca de 50 militares que estaban en zonas de combate con las FARC, sin que la organización haya dicho que los tiene secuestrados o que los asesinó después de un tiempo en cautiverio.

"El llamado es a que se entreguen las pruebas, qué sucedió con ellos; esperamos que nos den la historia de qué pasó con ellos", dijo Mantilla, tras afirmar que siente una "alegría profunda" por las recientes liberaciones.

Mientras, las fuerzas armadas colombianas reanudaron las acciones militares contra posiciones de la guerrilla, tras la suspensión acordada para la entrega de rehenes.

Lo establecido en el protocolo aprobado por los coordinadores y garantes de la operación humanitaria preveía incluso otro cese de acciones entre hoy y el jueves para dar lugar a la segunda entrega de prisioneros, pero como las FARC liberó a todos los rehenes esa segunda etapa no se llevará a cabo. (Télam)

jfp-ab-ajl-bar

03/04/2012 18:07

Cargando...