Sin quejas de los que viajan todos los días por Juan B. Justo

"El Metrobús ordenó el tránsito. Yo no tomaba Juan B. Justo porque era un caos circular. Después hicieron la obra y ni me acercaba. Pero desde hace unos meses me he dado cuenta de que el sistema hizo que mucha gente no elija esta avenida y hasta en auto se viaja mejor. Además, te das cuenta de que en el carril exclusivo vas mucho más rápido." Esta observación es de Leonardo Ferraro, remisero que debe sortear las dificultades del tránsito porteño a diario.

Mientras Ferraro comenta las bondades de circular con el auto en plena Juan B. Justo y Corrientes, se puede ver a un puñado de pasajeros que espera por su Metrobús en la parada. No se junta mucha gente porque hay varias líneas que hacen el recorrido y no todos los pasajeros completan el trayecto. Según cifras oficiales, el 30 por ciento de los usuarios recorren el trayecto de punta a punta. La demanda diaria alcanza a unos 90.000 pasajeros, lo que representa un incremento del 25 por ciento respecto de los pasajeros que transportaba antes de julio pasado.

Completar el viaje por el carril exclusivo entre Liniers y Palermo demanda entre 27 y 32 minutos, lo que significa una reducción del tiempo del 40 por ciento.

Los pasajeros lo notan. "Lo uso día por medio, pero me sirve para poder llegar a tiempo a donde tengo que ir", cuenta Silvia Flores, mientras espera en la estación Pacífico. "Además, como lo tomo en la primera estación, puedo viajar sentada", agrega.

Franco Palazzo y Lorena Quintana cursan tercer año en el colegio Nicolás Avellaneda, en Palermo. Siempre llegaban tarde. "Yo vengo desde Paternal en tren. Y ahora llego a horario. Desde acá tengo unos 12 minutos de viaje", cuenta Palazzo. Quintana apunta: "Lo mejor es que podés calcular el tiempo".

Quienes no se vieron beneficiados por la irrupción de este nuevo medio de transporte, que se usa en más de 150 ciudades del mundo, son algunos comerciantes. "A mí me perjudicó muchísimo. Ni siquiera pueden parar el auto nuestros clientes para contarnos qué les pasa. Por ahora aguantamos", dice Domingo Demonte, que hace 52 años repara automóviles.

Algunos quioscos también dejaron la zona. La ausencia de las paradas de colectivos y de peatones los obligó a cerrar.

Qué dicen pasajeros y vecinos

Leandro Ferraro

Remisero

"El Metrobús ordenó el tránsito. Circular por Juan B. Justo es más tranquilo porque la gente dejó más liberada la calle"

Hector GodoyComerciante

"A mí no me perjudicó porque en ZM trabajamos mayormente con deliveries, pero el quiosco de la esquina tuvo que cerrar"

Silvia FunesEmpleada

"Lo tomo día por medio y lo que me permite es poder llegar a tiempo a destino. Además, puedo viajar sentada"

Domingo DamonteComerciante

"A nosotros nos perjudica. No podemos ni siquiera preguntar a los clientes qué les pasa en el auto. Por ahora aguantamos"

Cargando...