Por qué me salí de #SinFiltro

Por: Gisela Pérez de Acha (@gisela_pda)

Fue un error haber entrado a Sin Filtro. Llegar a Televisa Chapultepec a grabar me produjo un hoyo en el estómago. Durante mi recorrido, recordé los gritos, los disfraces, los grafitis, los cantos, la protesta. El asfalto todavía se sentía caliente. Parecía como si las paredes de Televisa todavía guardaran la memoria del video que se proyectó denunciando qué se manipulaba detrás de las mismas.  Algo se sentía mal, algo para mí era confuso.

En ese momento creí que Televisa podría ser un buen espacio para llevar la protesta a más gente. Que el espectro radioeléctrico era un bien público que inclusive nosotros podíamos utilizar. Mi lógica era que durante las elecciones luchamos en contra de los medios de comunicación, utilizando la plataforma de los mismos. Todos los medios cubrían la protesta. Todos querían la crítica fresca, los colores juveniles y el léxico de moda. Pensaba –ingenuamente– que con Sin Filtro, la protesta había ganado un pequeño espacio, y que había que utilizarlo.  Decidí jugar con Sansón a las patadas.

Hoy me doy cuenta con mucha tristeza, que mi ingenuidad legitimó algo contra lo que yo marché durante meses. La política es mediática. Las elecciones son también un espectáculo, y Televisa es experto montándolos.

Esta vez, se legitimó mediante un espectáculo más: la aparición a cuadro de jóvenes inexpertos pero mediáticos. Televisa maquilla, simula, finge y produce personas y realidades. Me quedó más claro que nunca después del promo del programa.

La pregunta entonces es, ¿por qué una empresa de televisión necesita legitimarse? Cualquier intento de legitimación supone el ejercicio de un poder. Televisa es un actor político con poder, y lo ha sido mucho tiempo. Como empresa que es si pierde legitimidad pierde rating, y por consiguiente pierde influencia. Sin audiencia, Televisa no existiría. Su propia existencia depende de la capacidad de presión y manipulación sobre sus televisores: en la propia legitimidad está su poder.

Tuit de la cuenta de Emilio Azcárraga, presidente de TelevisaEl tuit de Azcárraga, además evidenciar explícitamente el intento de legitimar la televisora, me hizo dudar de varias cosas. ¿Apertura en qué sentido? ¿Un espacio así garantizaría la pluralidad de ideas? Parecía más bien un acto demagógico.

Entre la prueba de cámara y la grabación transcurrieron sólo tres semanas, le pidieron a Ricardo Alemán que se moviera de horario, el registro del nombre se hizo en tres días, y Foro TV estaba rápidamente adaptado, con mesas y logos hechos a la medida. La ejecución tan rápida daba la impresión de que la orden venía desde arriba. De dónde, no tenía idea, pero el tuit parecía insinuar algo.

Le preguntamos al productor: ¿vamos a poder decir lo que sea?

El programa es suyo -respondió- tendrán plena libertad editorial y de producción. La seducción fue muy fuerte: plena libertad para un grupo de jóvenes que no teníamos idea. Parecía una gran oportunidad. Sonaba muy tentador.

Hablar de algo de lo que “sabes”,  despotricar a Televisa en su propia casa, la lucha ganada, el mensaje. Salir a cuadro, salir bien a cuadro, la cámara frente a tus ojos, el maquillaje antes de salir al aire, el exceso de maquillaje, la artificialidad del foro. La vanidad. Lee un libro, lee dos, recuerda tus clases. La democratización de medios.

Los ideales confundidos, la protesta confundida, el mensaje distorsionado.

Seducir y manipular no es lo mismo. La diferencia es que la seducción implica la toma de una decisión. Por esa decisión me hago responsable y reconozco que me equivoqué.

El espacio es muy bueno, la oportunidad de llegar a más gente es incuestionable. Pero el contenido nos falló en aquel primer programa. Como grupo, nos hizo falta detenernos a pensar, ¿qué podremos aportar de diferente? ¿Cómo vamos a aportar un elemento innovador? Televisa nos dio plena libertad (quizá sabiendo lo que ocurriría) pero estaba en nosotros aprovechar esa libertad. No la aprovechamos, no había manera que saliera bien.

Terminamos replicando los únicos esquemas que conocemos en televisión. En esa réplica estaba ausente la voz de los jóvenes. Las mismas cámaras, los mismos cortes, el mismo Foro y un mensaje muy poco diferente.

En el primer programa, todos (menos Daniela) éramos del ITAM. Esto contribuyó a la emisión de un mensaje aún más perverso: en México sólo las élites tienen acceso al poder y su ejercicio. En realidad, esto no fue planeado por Televisa, aunque no le pudo salir mejor: el programa carecía de diseño serio. Una mesa llena de estudiantes del ITAM fue porque todos éramos amigos de Attolini, él fue quien nos invitó, a pesar de todas las sugerencias en contrario.

Aquel domingo, el productor nos pidió pizzas y firmamos el contrato. Antes de entrar a grabar, recuerdo mirarme al espejo y sentir que algo estaba mal. Le hice miles de correcciones ridículas al contrato, sentía que Televisa me iba a jugar chueco. Mis ideas estaban confundidas, se me trababa la lengua. Hasta la pizza me supo mal. La manzana que nos habían ofrecido olía a podrido, en realidad no sabía si lo estaba.

Así, incómoda, entré a grabar a Foro Tv.

Reconozco los errores que cometí durante el programa y no los voy a justificar, son simplemente eso, errores. No llegué bien preparada. Desde la “bonditud”, el uso indiscriminado del concepto de “Estado fallido”, el monopolio estatal en Venezuela, y la peor, que el Estado multe a los medios por no ser veraces. Pero también reconozco mis aciertos, y lo que sí dije fue que el programa era una simulación de pluralidad al interior de la empresa. También dije que dadas las presiones sociales, Azcárraga buscó levantar el boquete de una olla presión para legitimarse y ganar audiencia. La única diferencia es que en ese entonces yo creía que era un ganar-ganar. Ahora reconozco que quien gana en este proceso es Televisa. Hoy tiene en su barra de programación un espectáculo de jóvenes, pero en términos de contenido, Televisa sigue exactamente igual que antes de Sin Filtro y sigue siendo la mano fuerte de un monopolio importante. No han abierto nada, y como grupo, no aportamos nada.

Pasada la euforia al terminar de grabar, decidí no regresar a Sin Filtro después de ver el primer programa y darme cuenta del exceso de maquillaje. No me siento cómoda. No me gusta hablar con tanto exposure de temas de los que no sé. Me incomoda grabar los domingos en el lugar que me recibió con más de 500 granaderos el día que 132 marchó hacia el Zócalo un día antes de las elecciones. Pero sobre todo, no me siento cómoda replicando los viejos esquemas de hacer política en nuestro país. Tomar la bandera de democratización de medios es hacer política, y más en el contexto de un Peña Nieto bien peinado, y de la televisora que lo maquilla. Mucho más político es, cuando aceptas que esa misma televisora te maquille y te ponga rímel antes de entrar al aire.

Me salí de 132 porque parece que los jóvenes tenemos tatuada una manera de hacer política a la antigua.  Una política oxidada, sucia, corrupta y descompuesta. Hoy me salgo de Sin Filtro porque me di cuenta que caí en mi propia crítica.

Ya lo dije, fue un error haber entrado, pero no me arrepiento. Si no hubiera aceptado no podría contar esta historia. No sé si es relevante o no, pero es un acontecimiento más dentro del capítulo de un periodo electoral donde un grupo de estudiantes de una universidad privada le mentaron la madre al candidato puntero del PRI, donde Televisa lo encubrió, donde lo maquilló y peinó mucho antes de las elecciones, donde la generación que votaba por primera vez salió a marchar a las calles y donde al final,  ganó democráticamente un régimen que dejó como herencia un país hecho pedazos.

Ya lo había dicho, fue fácil exigir la democratización de medios con pancartas de colores en las calles. Lo imposible ha sido cambiar los esquemas y viejos trucos que hemos aprendido de los actores políticos que nos gobiernan. De aquellos que se benefician y sacan provecho de su poder. No sé bien qué es democratizar los medios, pero sé que no se va a hacer con Televisa.

¿Cómo innovar para poder irrumpir en la esfera política sin replicar sus viejos modos? Los tiempos cambian y por primera vez, tenemos las herramientas necesarias para contrarrestar información manipulada. ¿Seguiremos replicando esquemas oxidados?

Ojalá innovemos. Ojalá sigamos siendo críticos. Ojalá reconozcamos errores. Ojalá aplaudamos aciertos. Ojalá mantengamos el dedo en el renglón. Ser “jóvenes viejos” no es opción, merecemos crear nuestras propias formas desterrando lo caduco. Nada va a cambiar si seguimos las mismas reglas que tanto hemos criticado. Ojalá nuestra energía siga. Ojalá nos demos cuenta que en la era de la información y la tecnología, nos toca a nosotros cambiarlas. Nos toca cambiar la manera de hacer política.


También te puede interesar:

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK