Pensar en los beneficios rápidos de bajar de peso ayuda a seguir la dieta

( www.neomundo.com.ar ) Perder peso no es una tarea fácil pero la clave quizás sea la motivación. Los programas para bajar de peso que incluyen advertencias sobre los riesgos a largo plazo de la obesidad no son tan efectivos como aquellos que se enfocan en los beneficios rápidos, como la mejora en el aspecto y la reducción de ciertos dolores, concluyó una investigación científica.

Susan Kotowski, de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos), explicó que "al enfocarse en las ventajas inmediatas de disminuir de peso, se logra inspirar con mayor intensidad a las personas que sufren de sobrepeso. Los programas actuales se enfocan en los efectos a largo plazo de la obesidad, dando poca importancia a la salud presente del paciente".

La obesidad es una patología que a largo plazo genera serios problemas de salud, ya que aumenta el riesgo de sufrir diversos tipos de cáncer, diabetes tipo 2, hipertensión arterial y enfermedades cardíacas, entre muchos otros. Encontrar una forma de disminuir la prevalencia de esta patología es importante ya que, según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 1600 millones de adultos sufren de sobrepeso y 400 millones de obesidad.

MENOS KILOS, MENOS DOLOR

Para averiguar los beneficios rápidos de bajar de peso, los autores trabajaron con un grupo de personas que comenzó un programa para perder sus kilos de más. Los voluntarios tenían entre 22 y 76 años. Los investigadores recopilaron información sobre su estado de salud en general y más especialmente sobre las afecciones relacionadas a la obesidad, incluyendo el dolor de regiones como el cuello, los hombros, los codos, las manos, la espalda, la cadera, las piernas y los pies. Durante tres meses pesaron a los voluntarios a medida que hacían la dieta y, a su vez, analizaron qué sucedía con el dolor corporal.

Kotowski dijo que con una pérdida de tan solo 4,5 kilogramos un porcentaje importante de los voluntarios experimentó un alivio al dolor de las piernas y la espalda, y en menor medida del codo y la cadera. Por ese motivo concluyeron que incluso una pequeña pérdida de peso reduce el padecimiento que genera el peso excesivo.

"Desde el ambiente no se puede hacer mucho para reducir la carga que los kilos generan en el cuerpo. El exceso de peso agrega stress al sistema musculo-esquelético y esta situación solo puede aliviarse bajando de peso", concluyó Kotowski.

Más información sobre ciencia y salud en www.neomundo.com.ar

Cargando...