Debe cada país asumir su responsabilidad en combate al crimen: Calderón

(Ampliación)

Por Héctor Álvarez Fernández. Enviado

Washington DC, 23 Abr. (Notimex).- El presidente Felipe Calderón afirmó que la delincuencia organizada es un desafío internacional cuyo combate requiere un nuevo "enfoque" en el que cada país asuma su responsabilidad, al tiempo que cuestionó de nueva cuenta la venta indiscriminada de armas de asalto en Estados Unidos.

El mandatario recordó que en México se han decomisado más de cien mil armas de asalto, de las que 90 por ciento se vendieron en Estados Unidos, lo cual es uno de los factores clave que le dan fuerza a los grupos criminales en su acceso "casi ilimitado" a ese armamento.

"Para México esto es absolutamente injusto y ofensivo que tantas vidas se estén perdiendo debido a este negocio", enfatizó al impartir la cátedra "Henry Kissinger" en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

En su primer acto de la gira de trabajo por la Unión Americana, el Ejecutivo federal subrayó que la delincuencia organizada es un problema global que lesiona a las instituciones democráticas y sustituye al estado de Derecho con el "estado del temor".

El mandatario asistió al acto en compañía de su esposa, Margarita Zavala, y los secretarios de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa; de Hacienda, José Antonio Meade, y de Economía, Bruno Ferrari, así como el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán.

Ante personalidades como la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, Calderón Hinojosa pronunció un discurso de unos 40 minutos y después respondió varias preguntas.

También asistieron la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde; los ex secretarios de Estado James Baker y Henry Kissinger, así como el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne.

En su participación comentó que para que México combata de manera eficaz al crimen organizado, Estados Unidos debe cortar el flujo de dinero y la venta indiscriminada de armas de asalto, las cuales abastecen a la delincuencia organizada transnacional.

Al responder a una pregunta sobre el legado que dejará en su gobierno, consideró que "es muy probable" que mucha gente se acuerde de estos años por la violencia, la delincuencia, los crímenes, y enseguida aseveró que "la vida o la Providencia, llámelo como quiera, decide colocar a la gente acertada en el momento adecuado".

El presidente de México añadió que "muchas personas también sabrán que estos años fueron los años en los que México comenzó a cambiar en cuanto a la aplicación y observación de la ley, y sus instituciones jurídicas ahora son más fuertes".

Reiteró que la estrategia integral de seguridad emprendida por su administración se basa en tres componentes, que son: enfrentar y detener a los criminales, depurar las instituciones de seguridad y justicia y reconstruir el tejido social.

Dicha estrategia ha dado resultados, aseveró y a manera de ilustración refirió que en ciudades fronterizas como Tijuana, en Baja California, y Ciudad Juárez, en Chihuahua, se ha reducido sensiblemente la incidencia delictiva.

"Ambas ciudades tienen una reducción en sus registros delictivos violentos. Desde 2010 los homicidios se han reducido 40 por ciento en Tijuana y 71 por ciento en Ciudad Juárez. Las inversiones siguen llegando, los empleos se siguen creando junto con nuevas oportunidades para los pueblos de estas ciudades", destacó.

Calderón Hinojosa respondió también a una pregunta en torno a la situación de Cuba, y subrayó que México siempre ha pugnado por tener buenas relaciones con todos los países y ese es el caso de la isla caribeña.

Sin embargo aclaró que cree en la democracia, la libertad y la protección de los derechos humanos "y quisiera ver una Cuba en la que esos principios puedan estar".

NTX/HAF/YSL/LIBRE09

Cargando...