Moreno desvela a los mormones

El club de amigos de Guillermo Moreno sigue perdiendo socios. Las barreras al ingreso de productos importados que impuso el secretario de Comercio Interior no perdonó ni siquiera a las creencias religiosas, y desde hace semanas los fieles de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días, conocidos popularmente como mormones, enfrentan cada vez más dificultades para renovar su vestuario. Por una cuestión religiosa, los mormones utilizan una ropa interior especial, conocida con el nombre de garment, que funciona como un recordatorio de las promesas que hicieron ante Dios. El problema es que por una cuestión de escala estas prendas no se fabrican en el país y se importan íntegramente desde Estados Unidos, y por lo tanto tienen su ingreso prohibido al país como producto del cepo importador.

La hora de los autos de lujo y los blindados

El tipo de cambio oficial, que crece menos que la inflación real, es un gran atractivo para adquirir automóviles importados, cuya venta se ha disparado, incluyendo los de muy alta gama. Muchos prefieren cambiar sus pesos por un activo que tiene cotización en dólares, apostando a que preservarán su capital en caso de una devaluación.Incluso se han reactivado las ventas en un mercado bastante pequeño, dentro de los segmentos exclusivos: el de los autos de lujo blindados. Una unidad con blindaje certificado y garantizado por su fabricante puede duplicar el precio del valor sin las protecciones. Varias estrellas, políticos y millonarios han decidido renovar sus unidades a prueba de ataques. No es para cualquiera. Se trata de unidades que, como dice el semanario The Economist, suelen ser demasiado caras para la mayoría... de los ricos. Sólo un service de 10.000 kilómetros de un auto del estilo de los que se ofrecen blindados puede llegar a costar $ 15.000, si no hay que cambiar piezas, como pastillas de freno. Y ése es el precio para las versiones sin blindar.

Elogios cruzados en el campo

Uno entraba de la Bolsa de Cereales y el otro salía. Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), y Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), se cruzaron el miércoles pasado en la puerta de esa entidad. Tuvieron un diálogo fugaz y el primero cruzó un elogio al segundo. "Lo estaba felicitando por la conferencia", dijo Domenech sobre el segundo al advertir la presencia de LA NACION. Es que el lunes pasado, Cifarelli y los exportadores pusieron la cara por primera vez en una conferencia de prensa en medio de la crisis por el trigo y la harina. Domenech, con varios años de experiencia en CEPA, supo cultivar una buena relación con el Gobierno. En plena crisis por el trigo, Cifarelli estuvo en las últimas semanas hablando casi a diario con Guillermo Moreno.

Un avión sin muchas opciones de lectura

Por los problemas de Aerolíneas Argentinas la semana pasada, un grupo de periodistas que YPF había invitado a conocer los trabajos de la empresa en Vaca Muerta debió viajar en el avión privado de la compañía. Una vez a bordo, uno de los asistentes se sorprendió cuando vio la oferta de lectura: los diarios Página/12, Ambito Financiero y Tiempo Argentino, afines al Gobierno. Un cronista llamó la atención sobre ese punto. Luego de la sorpresa inicial, un hombre de la compañía dio por tierra con las especulaciones: también estaba disponible la revista Noticias, crítica de la gestión presidencial.

Dos damas para una sola silla

Cóctel de comidas autóctonas en la Casa de Tucumán, durante la inauguración del I Encuentro Birregional de Género, hace tres semanas. Con una notable asistencia de mujeres de toda América latina, circulaban humitas y empanadas en uno de los salones del monumento histórico. Alguien se acercó a Rosario Sica, presidenta de la Federación de Expendedores de Combustible (Fecra) y una de las asistentes, y le pidió que dejara su silla. "Está reservada para una secretaria de Estado", le explicaron. La empresaria venía de una larga mañana de trabajo en San Miguel de Tucumán. "No soy un paquete, estoy cansada", se negó. Sica es una mujer de carácter, pero la funcionaria en cuestión y supuesta dueña del asiento tampoco resultaba un canto a la docilidad: era Beatriz Paglieri. ¿Conflicto inminente? En absoluto: la secretaria de Comercio Exterior llegó a los pocos minutos, aceptó la nueva configuración de lugares y se sentó al lado de Sica, con quien compartió el cóctel y parte de la charla. "Estuvo muy amable conmigo", dijo después la líder de las estaciones de servicio.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK