El misterio que desvela a la policía: por qué lo hizo

DENVER.- James Holmes, el sospechoso que sembró el terror en el pequeño suburbio de Aurora, en Denver, al matar a 12 personas y herir a otras 59 en un cine, era un joven solitario, tímido, algo nerd y bastante tranquilo.

Muy poco más se sabe de él, y menos aún de qué lo llevó a cometer una de las mayores masacres a manos de un tirador solitario en Estados Unidos. El misterio más agudo en torno a este estudiante de doctorado de neurociencias de 24 años es por qué se puso una máscara antigás, se disfrazó de villano y les disparó a decenas de personas que disfrutaban del estreno de Batman: el caballero de la noche asciende , incluido a una niña de 6 años.

Luego de lograr desactivar los explosivos colocados por Holmes en su departamento, la policía esperaba anoche encontrar, en la vivienda, pistas sobre sus motivos para matar.

Los escasos datos que ayer proporcionaron vecinos y ex compañeros del colegio y la facultad poco revelaron sobre qué puede haber llevado a un "chico dulce" y estudiante con honores a convertirse en un asesino a sangre fría. Esos datos, en todo caso, ratificaron su perfil de Holmes de "chico normal". A diferencia de otros atacantes, no tenía carácter agresivo, pero sí era muy solitario.

En el distinguido barrio de San Diego, en el Sur de California, donde Holmes creció y aún vive su familia, sus vecinos lo recuerdan como un chico solitario. Ni siquiera sus compañeros del equipo de fútbol del colegio se acuerdan mucho de él.

Hijo de una enfermera, Arlene, y un gerente de una compañía de software, Robert, James Holmes siempre fue un alumno ejemplar.

Breanna Hath, compañera de clase del colegio secundario Westview, dijo al diario The New York Times que Holmes tenía un pequeño grupo de amigos con el que jugaba a videojuegos y que era "un poco nerd ".

Luego de terminar el colegio, Holmes se ganó una beca para estudiar en la Universidad de California en Riverside, donde se graduó en 2010 como uno de los primeros de su clase en neurociencias. "Tenía una gran capacidad para hacer todo lo que quería en términos académicos", dijo Timothy White, consejero de esa casa de estudios.

Al parecer, según contó otro vecino de San Diego, después de terminar la universidad, Holmes tuvo problemas para encontrar trabajo y por eso se matriculó en doctorado de neurociencias en la Universidad de Colorado.

Sin embargo, hace un mes, el presunto asesino dejó sus estudios. Antes de hacerlo, el joven se anotó en una clase que exploraba el origen biológico de los desórdenes psiquiátricos.

Incluso cuando estaba en la Universidad de California, "había enfocado sus estudios en entender cómo se comporta el ser humano", agregó White. "Es irónico y triste", dijo el consejero. Según The Washington Post, uno de sus compañeros de Colorado aseguró que, cuando escuchó que se acusaba del tiroteo a un estudiante, inmediatamente pensó en Holmes. Estaba "muy callado, extrañamente callado", aseguró. Y parecía estar "socialmente aislado".

"Siempre pensé que era un poco extraño", aseguró otra estudiante. "Algo me advertía que no me acercara demasiado a él, supongo que el instinto femenino."

El relato de sus vecinos de Aurora coincide con el del resto de los entrevistados. Al parecer, a Holmes le gustaba caminar solo por las calles del barrio. "Parecía un chico muy metido para adentro. Estaba siempre en su mundo", dijo uno de sus vecinos de Aurora. Otros contaron que, en ocasiones, escuchaba música muy fuerte en su departamento. A veces tapaba las ventanas con diario para que nadie viera lo que hacía dentro.

Los vecinos no sabían que en su casa había colocado una compleja red de trampas explosivas, antes de acribillar a sus víctimas del cine. Ayer la policía había desactivado la mayoría de las trampas. El departamento "estaba diseñado para matar a aquel que entrara", dijo ayer Dan Oates, el jefe de la policía de Aurora, en una conferencia de prensa.

Ayer se descubrió, además, que James frecuentaba sitios de citas online. El joven había creado un perfil en el sitio Adult Friend Finder, en el que puso una foto suya con el pelo teñido de rojo y dijo que estaba buscando "una aventura".

EL ACUSADO

Fanático. El joven de 24 años, se había teñido el pelo de rojo y a la policía se presentó como El Guasón. Al ataque, fue vestido como el nuevo villano de Batman, Bane.

Plan. Antes de la masacre, eliminó sus rastros en Internet y tendió trampas con explosivos en su departamento.

A sangre fría. Según testigos de la matanza, estaba relativamente tranquilo cuando disparó a su alrededor, antes de entregarse sin resistencia a la policía.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK