Marcelo Tinelli no comió vidrio y decepcionó a Tony Kamo

Tony Kamo fue el primer participante en bailar el adagio latino en la gala del viernes. Luego de realizar la coreografía, el mentalista le propuso a Marcelo Tinelli una dura prueba: comer vidrio. El conductor invitó a Tito Speranza y a Mariano Iúdica, para que también se sometieran a la difícil prueba.

 

En primer lugar, debieron prender una bobilla de luz que estaba en la mesa. Luego, había que poner la bombilla dentro de una servilleta y con un martillo romperla. Marcelo no se animó a realizar la prueba, pero lo puso en su lugar a Manuel Navarrete. De esta manera, el productor, Iúdica y Speranza se animaron a comer los pedazos de la bombilla. Por otra parte, una de las bailarinas también se animó al desafío.    

 

Más allá de su demostración, Tony Kamo no convenció al jurado con su performance y obtuvo un total de 22 puntos.  Por el contrario, Eugenia Lemos, la segunda participante en bailar el adagio latino, tuvo mejor suerte con su coreografía.

  

Antes de bailar, Eugenia le trajo un regalo a Graciela Alfano. Era una bombacha roja gigante. Anteriormente, la jurado le había comprado a la madre de la participante un chaleco, diciendo que siempre aparecía con la misma ropa en el programa.

 

Luego del adagio de Eugenia, Graciela se animó a ponerse la bombacha y hasta desfiló. Mientras le hacía una favorable devolución de la coreografía, Tinelli, Graciela, Eugenia y su bailarín hicieron un trencito. Finalmente, el jurado le puso un total de 31 puntos.

 

Los participantes Érika Mitdank y José María Muscari fueron los últimos en presentarse. Ambas coreografías no fueron bien vistas por el jurado. Érika obtuvo 22 puntos y José María Muscari 19 puntos.  El coreógrafo agradeció que tuviera la posibilidad de bailar un lunes, ya que ese día pueden verlo más cantidad de gente. Veremos más adelante cuántas parejas van al duelo.

Cargando...