Pierde fuerza la protesta de la policía militarizada en Argentina

Las protestas de policías militarizados de Argentina por reclamos salariales perdían vigor este miércoles en la novena jornada del conflicto, luego de que el gobierno de Cristina Kirchner rechazara el martes otorgarles un aumento significativo.

Un pequeño grupo de gendarmes (policía de fronteras) se mantenía este miércoles ante el edificio central de la institución en Buenos Aires en reclamo de un salario básico de 7.000 pesos (1.500 dólares), mientras sus colegas de la Prefectura (policía guardacostas) habían cesado la vigilia, según imágenes de la televisión.

"Hay una batalla perdida, pero eso no significa que hayamos perdido la guerra", dijo el vocero de los gendarmes Raúl Mazza en declaraciones a radio Mitre, aunque sostuvo que ese grupo continuará con el reclamo.

El gobierno rechazó el martes subir el salario básico a 7.000 pesos, aunque sostuvo que se instrumenta una reforma que elevará los ingresos de los escalafones más bajos de ambas fuerzas de seguridad, según prometió el martes el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

El malestar en ambas instituciones surgió por "un descalabro administrativo" generado por la mala aplicación de un decreto, que redujo los ingresos de los niveles más bajos y aumentó sustancialmente los de los altos mandos, denunció el gobierno.

En medio del conflicto, la presidenta Kirchner relevó a los jefes de ambas fuerzas de seguridad con más de 50.000 efectivos, que fueron creadas para vigilancia fronteriza pero desde hace algunos años también custodian zonas urbanas sensibles.

Durante las protestas, los policías no abandonaron sus puestos y concurrieron a las manifestaciones una vez cumplido el horario de trabajo.

La protesta fue perdiendo fuerza con el transcurso de los días tras haber movilizado a más de un millar de uniformados cuando estalló el conflicto hace nueve días.

Kirchner recibió el miércoles pasado el respaldo de los bloques del Congreso para restablecer la cadena de mandos y la obediencia en ambas fuerzas de seguridad.

Las protestas de policías militarizados de Argentina por reclamos salariales perdían vigor el miércoles 10 de octubre de 2012 en la novena jornada del conflicto, luego de que el gobierno de Cristina Kirchner rechazara el martes otorgarles un aumento significativo.

Cargando...