Las fábricas dicen que no pueden pagar más

Mientras los tamberos volverán a bloquear desde hoy (lunes) usinas lácteas en Santa Fe y Córdoba en reclamo de una mejora en el valor de su materia prima, la industria lechera ratificó que "no puede subir el precio" a los productores, y alertó, además, que hoy el sector empresario está trabajando a pérdida.

Así lo expresó en diálogo con La Nacion Miguel Paulón, presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), que agrupa a empresas que procesan más del 65 por ciento de la leche que producen los tambos, entre ellas, La Serenísima y Sancor. "Nosotros también tenemos mayores costos, menores ingresos, y ya hay una situación de sobreoferta, por la cual están bajando los precios [de las industrias] a la salida de fábrica. Estamos perdiendo; no podemos subir el precio [al tambero]", afirmó Paulón.

Paulón puso varios ejemplos para graficar la situación de las empresas agrupadas en la cámara. Entre otros, precisó que hay negocios de exportación que están reportando resultados negativos.

Salvo destinos como Brasil y Venezuela, donde la tonelada de leche en polvo se ubica en valores en torno a los US$ 3400 la tonelada, en el resto de los mercados el precio no supera los 2900. Según Paulón, con esos precios, y considerando "los costos de la industria", las empresas pierden US$ 700 por tonelada.

Las empresas del CIL sostienen que el mes pasado pagaron a los tamberos un promedio de $ 1,58 el litro. Para Paulón, con los valores internacionales que se obtienen hoy por la leche en polvo y los costos industriales, el escenario actual es para que estén pagando, en cambio, 1,32 pesos el litro.

Según la opinión de los tamberos, el valor promedio que perciben está más abajo que el precio de $ 1,58 por litro de leche señalado por Paulón. Los productores dicen que cobran un promedio de 1,49 pesos, menos que el año pasado en un contexto de aumento de los costos por encima del 20%. El reclamo de los tamberos es percibir entre 1,80 y 2 pesos por litro.

Para el presidente del CIL, las empresas del sector también están afrontando mayores gastos. "Por ejemplo, la incidencia de la mano de obra en el costo industrial es de 15 a 20 por ciento, y a eso hay que sumar la logística y otros costos", señaló el directivo. Como lo viene haciendo en los últimos años, para este año el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, definió que la pauta de aumentos que podrá aplicar la industria láctea a salida de fábrica deberá ubicarse entre 7 [productos básicos como la leche] y 18% [productos de mayor valor agregado, como quesos y yogures].

Sin embargo, según Paulón, en algunos rubros "está difícil" trasladar esos incrementos al precio de venta. De hecho, explicó, el mes pasado, por la sobreoferta interna bajaron 5 por ciento los precios de los quesos a la salida de fábrica.

Que esa merma se traslade a los precios al público dependerá de lo que haga de ahora en más la cadena comercial, antes que de las empresas productoras. Otro ejemplo: hoy a la salida de fábrica de una industria, un litro de leche cuesta 3,20 pesos; no obstante, es sabido que al consumidor llega a un precio de entre 5 y 6 pesos, según la marca.

Mientras los industriales ratifican que no pueden mejorar el precio a los tamberos, entre estos últimos hay malestar porque en la reunión del jueves pasado con el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, no se consiguieron avances de fondo, excepto la promesa de convocarlos a una reunión para mañana en el Ministerio de Economía, con funcionarios que responden al viceministro Axel Kicillof.

En algunas entidades querían alguna compensación o subsidio como se implementó en 2008/2009 para tratar de sobrellevar la crisis actual. Sin embargo, Yauhar, que viene de otorgar préstamos por $ 150 millones a dirigentes de cooperativas enfrentados a Eduardo Buzzi en la Federación Agraria Argentina (FAA), parece no tener dinero para ellos.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK