Exhibe Museo de Louvre obra de Theodore Géricault

(Semblanza)

México, 25 Sep. (Notimex).- El Museo Nacional de Francia, mejor conocido como "Musée du Louvre", cuyo acervo reúne 301 piezas de todas las escuelas de la pintura europea desde el siglo XIII hasta 1848, expone cuatro obras de pintor francés Theodore Géricault, quien nació el 26 de septiembre de 1791.

En la categoría de "Pintura francesa", el emblemático recinto exhibe notables de obras de los siglos XIII al XIX, a partir de Fouquet a Poussin, pasando por Delacroix, Le Brun, Watteau, Boucher, Chardin, David, Ingres y por su puesto de Géricault, quien es uno de principales y primeros artistas del romanticismo del siglo XIX.

En la obra que exhibe el Louvre, el museo más visitado de París, se hace evidente la técnica de Géricault para imprimir colores y formas en los lienzos, situación que evoca a la del romanticismo, caracterizada por la supremacía de los sentimientos ante la razón dejando atrás lo clásico e imponiendo la libertad como la mejor práctica.

De acuerdo con el portal del museo, estas piezas han sido trasladadas a la sala 17, a causa de trabajos en las salas, y podrán ser apreciadas hasta la primavera de 2013.

Oriundo de Ruán, Francia, Theodore Géricault fue una figura singular en el panorama de la pintura francesa y un pionero del Romanticismo, ideal que encarnó también en su tumultuosa vida y en su prematura muerte, a los 33, a causa de un accidente de equitación.

En 1798 se trasladó con su familia a París, donde se formó artísticamente en los estudios de Vernet y de Pierre Guérin. No obstante, su estilo se debe en buena medida a las copias de obras maestras que realizó en el Louvre y a una estancia en Italia (1816-1817), donde entró en contacto con la obra de Miguel Ángel y con el barroco romano.

La carrera de Géricault como pintor se extiende apenas a lo largo de 10 años, pese a lo cual su obra es notable y abundante.

En sus primeras realizaciones "La muerte de Hipólito" y "La captura del caballo salvaje", Géricault presenta un planteamiento todavía clásico, acompañado de una materia pictórica rica y pastosa, y de un modelado de las figuras a través de la luz, que son ya rasgos claramente románticos.

En 1819 pintó y expuso en el Salón de aquel año, en París, su pintura más famosa: "La balsa de la Medusa", que ganó una medalla y produjo una profunda conmoción por ser antitética de las tendencias clasicistas entonces en boga.

El cuadro aludía al naufragio de la Medusa en 1816, un acontecimiento de la época con fuertes connotaciones políticas, tratado con acentos épicos.

Este lienzo era una novedad y portadora de gran influencia, tanto por el tema como por el enfoque, la energía y la fuerza pasional son las notas dominantes.

De 1820 a 1822, Géricault estuvo en el Reino Unido, donde pintó sobre todo carreras de caballos, en respuesta a su gran afición al mundo de la hípica.

Hacia 1822-1823 realizó una excepcional serie de retratos de enfermos mentales, como preparación para una obra que no llegó a ejecutar; se trata de retratos de sorprendente esencialidad y de un realismo crudo, connatural este último a su estilo, según la crítica especializada.

Aquejado de una dolorosa enfermedad, posiblemente cáncer de huesos, Géricault pasó sus últimos años sin poder acometer pinturas de gran formato, sin embargo, produjo diversas litografías con ayuda del artesano Eugène Lami, hasta el 26 de enero de 1824, cuando falleció.

NTX/MAY/MCV

Cargando...