Borrador dictamen reforma energética México incluye contratos utilidad, riesgo y licencias

Por Simon Gardner y Dave Graham y Adriana Barrera

MEXICO DF (Reuters) - Senadores mexicanos revelaron el sábado el contenido de un controversial proyecto de reforma energética que incluye desde licencias para explorar y explotar hidrocarburos hasta contratos de utilidad y de producción compartida, en lo que representa la mayor apertura en décadas del reservado sector.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), que no tiene mayoría absoluta en el Congreso, estuvo discutiendo con el conservador Partido Acción Nacional (PAN)los detalles de la reforma, considerada clave por el Gobierno para apuntalar la producción de hidrocarburos y dar nuevos bríos a la segunda economía de América Latina, décimo productor mundial de crudo.

El proyecto de dictamen, que comenzará a ser discutido en comisiones de senadores el domingo para luego ser votado, contiene modificaciones constitucionales para permitir la entrada franca a capitales privados locales y extranjeros.

La iniciativa elimina del actual texto constitucional la prohibición expresa de que en el caso del petróleo e hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, no se otorgarán concesiones ni contratos.

El documento plantea modalidades que van desde contratos de servicios; de utilidad o producción compartida o de licencias, para llevar a cabo, por cuenta de la nación, exploración y extracción de crudo e hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, incluyendo las que puedan realizar las empresas productivas del Estado con particulares.

"En cada caso, el Estado definirá el modelo contractual que mejor convenga para maximizar los ingresos de la Nación", dice el documento.

Por otra parte, propone como contraprestación por parte del Estado el pago en efectivo, para contratos de servicio; un porcentaje de la utilidad, para los de utilidad compartida; un porcentaje de la producción obtenida, para los de producción compartida; así como la transmisión de hidrocarburos una vez extraídos del subsuelo, para las licencias.

El Gobierno propuso en su iniciativa de reforma la modalidad de contratos de utilidad compartida como la vía para seducir capitales, pero el PAN consideró insuficiente la propuesta y presionó por concesiones. No obstante, en los últimos días ambas fuerzas fueron llegando a varios acuerdos.

¿APERTURA TOTAL?

El dictamen también ratifica que México seguirá siendo propietario de los hidrocarburos, pero permitirá a las empresas que reporten para efectos contables y financieros la asignación o contrato y beneficios esperados, siempre y cuando se afirme que los hidrocarburos son propiedad de la nación.

Si la reforma prospera, se podría consolidar la mayor apertura energética en México desde la nacionalización de 1938.

Para el experto petrolero George Baker, basado en Houston (EEUU) y conocedor del sector en México, ésta ha sido la propuesta más audaz en años.

"Ese es el concepto más agresivo de lo que se ha presentado. Es básicamente como una concesión lo que significa que tienen derechos para producir petróleo y comercializarlo", dijo a Reuters en una entrevista telefónica.

En tanto, un ejecutivo de una importante empresa internacional de petróleo declinó el sábado hacer comentarios sobre el proyecto de ley, argumentando que las discusiones se encuentran aún en una "etapa prematura".

En el proyecto también se prevé la creación del llamado Fondo Mexicano del Petróleo para manejar los recursos que se perciban de los nuevos modelos.

México necesita aumentar su producción de hidrocarburos para reducir su dependencia de las importaciones y suplir su mercado interno.

La producción de crudo de la gigante estatal Pemex se ha reducido en una cuarta parte desde alcanzar un récord de 3.4 millones de barriles por día en 2004, pero para elevarla necesita ingentes recursos.

Respecto al sector eléctrico, el predictamen propone que respecto a la transmisión y distribución de energía no se otorguen concesiones, pero que el Estado podría celebrar contratos con particulares en las demás actividades de esa industria.

El senador del PRI David Penchyna, jefe de la comisión de Energía, considera que la iniciativa podrá ser aprobada durante la semana próxima, la última del período ordinario del Congreso, y que la discusión de las leyes secundarias se haga en el 2014.

No obstante, el camino por transitar para que se concrete la reforma aún es largo, ya que primero debe ser sometida a la aprobación de Congreso nacional y luego a los 31 regionales.

Además, los partidos de izquierda se oponen a la propuesta del PRI y el PAN por considerar que es privatizadora y que terminará por ceder la propiedad y rectoría sobre los hidrocarburos a las grandes empresas trasnacionales en perjuicio de los mexicanos, algo que el Gobierno ha rechazado.

(Reporte adicional de Ana Isabel Martínez. Escrito por Ana Isabel Martínez. Editado por Rodrigo Charme)

Cargando...