Excesos, nunca: tomar mucha agua hace mal

Por polidipsia se entiende a la ingesta aumentada de agua por aumento de la sed, mientras que potomanía es la “manía” u obsesión de beber. Por qué es peligroso el consumo excesivo de agua.

La palabra polidipsia significa beber mucho: del origen poli que es mucho y dip que significa sed. Es la ingesta aumentada del líquido por aumento de la sed. Y potomanía es la manía de beber.

Bien sabido es que el consumo de agua es fundamental, dado que todas nuestras células están en mayor o menor medida, desde el hueso hasta la sangre, flotando en agua –y compuestas de ella-.

Ahora bien, ¿qué rol juega el consumo de agua en el organismo? Consumir agua significa regenerar constantemente este pool que sale de nuestro cuerpo por la respiración, la transpiración, el orina, las lágrimas, la saliva y las heces.

Para poner negro sobre blanco, podemos pensar que el líquido en nuestro cuerpo tiene toda una dinámica y que esa dinámica  debe ser respetada, porque sino realmente podrían ocasionarse problemas en el funcionamiento del organismo.

De tal manera, es importante saber que si tomamos más agua que la que el corazón puede bombear y por ende los riñones filtrar, estamos en problemas porque ese líquido es mayor que el que el cuerpo puede manejar.

Entonces, ¿por qué es tan perjudicial tomar poca agua como mucha? Bien podría decirse que tomar poca agua es malo porque el cuerpo necesita reciclar muchas sustancias tóxicas, que son barridas junto con el medio acuoso. Y la deshidratación impide el transporte de estas sustancias así como la ubicación de los nutrientes que llegan desde la comida. Poca agua significa poca sangre y falta la presión para que llegue cualquier sustancia desde glucosa, minerales o vitaminas a los tejidos.

La lipotimia es el desmayo por baja presión por falta de llegada de sangre al cerebro.

Por el contrario, tomar mucha agua genera edemas, o sea la retención del agua entre las células. El agua sola, sin sal, difunde fuera de las arterias y las venas, quedándose estancada, no puede entrar a las células, dado que éstas se protegen incorporando sólo el agua que necesita, si no morirían.

Por lo tanto, el efecto adverso más frecuente de tomar agua en exceso es el aumento de peso y la manifestación de tener pies hinchados luego de estar parado o de levantarse con la cara, la lengua y los dedos hinchados por haber estado acostado.

Cuando el corazón, que bombea 16 mil litros promedio por día, deja de funcionar con esa eficacia, es cuando el paciente puede tener el llamado edema de pulmón si toma más agua de la que excreta.

El mecanismo es el mismo que ocurría en las piernas o cara de una persona con corazón sano pero, al enlentecerse el corazón en su trabajo, la retención de agua ocurre en el pulmón de donde el corazón quita la sangre luego de ser ventilada.

¿Cuánto consumo de agua es considerado excesivo? El exceso de agua se da cuando se consume más de lo que se elimina. El riñón puede filtrar entre 140 – 190 litros por día, luego los reabsorbe y sólo envía a la vejiga el agua que concentró las toxinas que debe excretar la orina, en promedio 2 litros de agua por día.

Cada persona es un mundo, no podemos dar un número fijo de agua que debe tomar todo el mundo. Es muy diferente un atleta de elite que pierde una cantidad de agua mucho mayor que una persona sedentaria que no camina ni diez cuadras por día.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK