Asad promete "purgar" Siria de los "terroristas", Alepo bombardeada

El presidente sirio Bashar Al Asad, enfrentado a más de 16 meses de revuelta que se militarizó con el paso del tiempo, recibió este martes a un emisario de su aliado iraní y aseguró que estaba determinado a "purgar" al país de los "terroristas".

La televisión siria difundió imágenes del presidente Asad -que no apareció en público desde el 22 de julio- hablando con Said Jalili, el enviado del guía supremo iraní Alí Jamenei.

Jalili afirmó que "Irán no permitirá jamás que se quiebre el eje de la resistencia del cual Siria es un pilar fundamental", estimando que "la situación en Siria no es una crisis interna sino un conflicto que opone al eje de la resistencia en esta región" a Israel y Estados Unidos.

"El pueblo sirio y su gobierno están decididos a purgar al país de terroristas y a combatirlos sin descanso", declaró por su parte el presidente Bashar al Asad.

Al día siguiente de la muerte, según una ONG siria, de 265 personas en todo el país, uno de los balances más altos desde el comienzo de las protestas hace 16 meses, el ejército continuó sus bombardeos intensivos contra Alepo (norte), segunda ciudad del país en donde se prepara una batalla presentada como crucial en este conflicto.

Washington busca una forma de apurar el fin de los combates y el proceso de transición política en Siria, declaró el martes en Pretoria la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, al día siguiente de que desertara el primer ministro sirio Riad Hijab, que se unió a la oposición.

Irán acusa a Estados Unidos, Arabia Saudita, Catar y Turquía de ayudar a los rebeldes en su lucha contra el régimen de Asad, mientras que a su vez los insurgentes y Estados Unidos acusan a Irán de apoyar militarmente a Siria.

Jalili evocó a los 48 rehenes iraníes secuestrados el sábado en la provincia de Damasco y aseguró que "Irán utilizará todos los medios para conseguir la liberación inmediata de los peregrinos inocentes".

Teherán afirma que los rehenes son peregrinos, pero la "Brigada Al Baraa" del Ejército Sirio Libre (ESL), que reivindicó el secuestro, asegura que pertenecen a los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite del régimen islámico.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Alí Akbar Salehi, estaba este martes en Turquía para hablar sobre los rehenes.

"En la medida en que el Ejército Sirio Libre (ESL, rebelión) que pretende haber secuestrado peregrinos, recibe el apoyo de Turquía, la visita del ministro quiere recordar al gobierno turco su responsabilidad en este caso", explicó el ministerio.

Teherán afirma que Washington es responsable de la vida de los peregrinos por el "flagrante apoyo de Estados Unidos a los grupos terroristas".

Estados Unidos respondió que no tenía información sobre la identidad y la situación de esos iraníes.

En el terreno la violencia dejó 122 muertos -59 civiles, 32 soldados y 31 rebeldes- según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que establece estos balances sobre la base de informaciones de una red de militantes y testigos en todo el país.

En Alepo los enfrentamientos entre los rebeldes y el ejército, que bombardea el este de la ciudad, continuaban este martes, indicó el OSDH, una ONG con sede en el Reino Unido.

El Ejército Sirio Libre (ESL) atacó un edificio donde había entre 300 y 400 hombres del ejército regular, de las fuerzas de seguridad y milicianos favorables al régimen, pero tuvo que retirarse por la intervención de los helicópteros, explicó el OSDH.

Según el jefe del Observatorio, Rami Abdel Rahman, los helicópteros y la artillería bombardean intensamente los barrios rebeldes de Salahedin (oeste), Sukari (suroeste), Sajur y Chaar (ambos en el este de la ciudad) en lo que podría ser el preludio a "una ofensiva terrestre".

El ejército finalizó el domingo el envío de importantes refuerzos a Alepo, escenario de enfrentamientos desde el 20 de julio, y está ahora listo para librar la batalla "decisiva", según una fuente de seguridad del régimen.

Al menos 20.000 militares han sido desplegados en este frente, donde los rebeldes contabilizan entre 6.000 y 8.000 hombres, según el diario al Watan, cercano al poder.

En otras partes del país, las fuerzas rebeldes perdieron cuatro combatientes y mataron a seis soldados al atacar un campo petrolero en la provincia oriental de Deir Ezzor, indicó el OSDH.

Cerca de Homs, activistas armados opositores al gobierno mataron a 16 personas, en su mayoría alauitas y cristianos, que estaban en una residencia reservada a familiares de empleados de una compañía de electricidad, indicó el OSDH.

"Empleados sirios, iraníes, japoneses y de otras nacionalidades viven en esta residencia pero las víctimas son todas sirias", entre ellos se encuentra el director de la compañía, precisó esta ONG.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas realizará una reunión ministerial sobre el conflicto en Siria el 30 de agosto, convocada por Francia, dijeron fuentes diplomáticas este martes.

Sirios corriendo para ponerse a cubierto ante la llegada de helicópteros a la ciudad de Alepo, punto clave en el norte del país, el 24 de julio pasado. Centro económico y comercial, la segunda ciudad siria se ha convertido en un nuevo frente de la revuelta en el país, que ya dura 16 meses.

Fotografía distribuida por la agencia oficial SANA muestra al presidente sirio, Bashar al Asad, reunido con el iraní Said Jalili, emisario del Guía Supremo de Iran, Ali Jamenei, en Damasco, el 7 de agosto de 2012. La televisión pública siria mostró el martes al presidente sirio Bashar al Asad, a quien no se había visto en público desde el pasado 22 de julio, cuando prestara juramento el nuevo ministro de Defensa.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK