EE.UU. sanciona a cuatro venezolanos

WASHINGTON.- La tensión diplomática entre la Casa Blanca y Caracas se reavivó ayer luego de que Estados Unidos acusara a cuatro venezolanos vinculados al gobierno de Hugo Chávez de dar apoyo a la guerrilla colombiana de las FARC, y anunciara sanciones en su contra.

El Departamento del Tesoro señaló como "narcotraficantes especialmente designados" al general del ejército venezolano Cliver Alcalá, al congresista oficialista Freddy Bernal, al ex presidente alterno del Parlamento Latinoamericano Amílcar Figueroa y a Ramón Madriz, oficial de inteligencia, por sus presuntas relaciones con esa organización guerrillera.

Esta decisión implica que se prohíbe a ciudadanos o empresas a realizar cualquier tipo de transacción con los afectados, a los que, además, se les congela cualquier activo que puedan tener dentro de jurisdicción norteamericana.

Horas después de que se oficializara la medida, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó la calificación y tildó de "abusiva" la acusación de estos funcionarios como supuestos cómplices con la guerrilla colombiana y el narcotráfico.

"Habría que ver quién es narcotraficante, quién se beneficia del negocio del narcotráfico, por qué Estados Unidos, que tiene el ejército más poderoso del mundo [...] es donde más droga se consume en el mundo", indagó el canciller.

El informe del Departamento del Tesoro señala que Alcalá "utilizó su posición para establecer una ruta de armas a cambio de drogas" con las FARC. Según el texto oficial, Figueroa "fue uno de los principales traficantes de armas" de la organización guerrillera, al igual que Bernal, mientras que Madriz es acusado de haber "coordinado seguridad" para la organización.

En 2009, Estados Unidos emitió una medida similar contra funcionarios venezolanos: el ex ministro del Interior Ramón Rodríguez Chacín y los jefes de organismos de espionaje Hugo Carvajal Barrios y Henry Rangel Silva.

Conflicto

La Casa Blanca mantiene una conflictiva relación con el gobierno de Hugo Chávez. Ambos países permanecen sin embajador desde la negativa de Caracas de aceptar la designación de Larry Palmer como embajador norteamericano en Venezuela, en 2010. Acto seguido, Washington solicitó al venezolano Bernardo Alvear que no regresara a su embajada tras concluir el receso de diciembre de ese año.

Ahora, la Casa Blanca considera que la corrupción del crimen organizado ha penetrado en las altas esferas del poder en Caracas. Los nombres de los cuatro acusados ayer aparecían en los archivos del fallecido jefe de las FARC Raúl Reyes, tras la polémica operación colombiana que terminó con su vida, en 2008, en territorio ecuatoriano.

La presencia de las FARC en territorio venezolano fue denunciada en 2010 por el entonces presidente colombiano, Alvaro Uribe, y provocó inicialmente un duro pulso entre los países vecinos.

Agencias AP, AFP y DPA

Cargando...