Dialogo de paz entre gobierno y farc comienza el lunes en oslo

Bogotá, 13 de octubre (Télam). El gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC iniciarán el lunes negociaciones de paz en Oslo, Noruega, que luego seguirán en La Habana, para terminar con el conflicto armado y social que atraviesa a ese país desde hace casi medio siglo, y a las que cientos de organizaciones civiles pidieron incorporarse.

Los negociadores se encontrarán en la capital noruega y el miércoles 17 darán una conferencia de prensa en la que probablemente dirán cuándo se trasladará la mesa de diálogo a La Habana, como lo estipula un acuerdo previo.

Ambas partes sorprendieron al país a fines de agosto, cuando revelaron que desde febrero habían sostenido reuniones secretas en Cuba que derivaron en la firma de un acuerdo para entablar negociaciones formales desde octubre, tras la denuncia y el rechazo de esas negociaciones por parte del ex presidente Alvaro Uribe.

Por su parte, el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Ricardo Téllez, más conocido como Rodrigo Granda, afirmó que el presidente Santos fue el que tomó la iniciativa en esas aproximaciones informales.

"Una vez que el presidente Santos asumió el mandato (agosto de 2010), envió una carta al Secretariado de las FARC, diciendo que lo que nosotros proponíamos en la agenda de la Nueva Colombia Bolivariana, podía ser discutido, pero que lo que le hacía mal al país eran las formas de lucha que nosotros utilizábamos", señaló Téllez en un reportaje con Resumen Latinoamericano, a la que tuvo acceso Télam.

En septiembre de este año, cuando se dio a conocer el inicio formal de las negociaciones, Santos dijo que el diálogo había avanzado tanto que se podía hablar del final de una primera fase de aproximaciones, informó la agencia noticiosa DPA.

La segunda instancia de negociación formal, es la que está a punto de empezar este lunes en la capital noruega.

En esa primera fase exploratoria se definió una agenda de cinco temas básicos: desarrollo rural; garantías para una oposición legal; fin del conflicto armado; lucha contra el narcotráfico y derechos y reparación de las víctimas.

Uno de los puntos que despierta mayor esperanza en la población y la región es el fin del conflicto armado, que incluye la posibilidad de que las FARC se desmovilicen para convertirse en un movimiento político legal.

"Carecería de sentido iniciar un proceso encaminado a conseguir la terminación definitiva del conflicto, sin contemplar la dejación de armas como punto de llegada", dijo en una reciente entrevista Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", el máximo líder de las FARC.

Aunque el presidente Santos ha afirmado que no se repetirán los errores que frustraron las negociaciones anteriores, anticipó que el gobierno no suscribirá un cese del fuego desde el comienzo de las negociaciones, pero ha enviado mensajes conciliadores a las FARC que no se habían escuchado en voz de un mandatario.

"No se les puede pedir a las FARC que se arrodillen, se rindan y entreguen las armas. No lo harán. Debe existir una salida, y esta salida debe permitirles participar en la arena política. Esta es una manera en la que se resuelve un conflicto", dijo Santos.

Por su parte, la guerrilla tampoco quiere repetir el intento de la primera negociación, bajo el gobierno del conservador Belisario Betancur (1982-1986), cuando llegaron a una tregua, se organizaron como partido político, la Unión Patriótica, y sus principales candidatos y dirigentes fueron aniquilados por organizaciones paramilitares sostenidas desde el poder.

Sin fijar plazos, Santos también ha afirmado que la negociación no debe durar años sino meses, aunque las FARC manifiestan que no se deben poner "fechas fatales".

Los negociadores plenipotenciarios del gobierno serán el ex vicepresidente Humberto de la Calle, el empresario Luis Carlos Villegas, los generales retirados de la Policía Nacional y del Ejército Óscar Naranjo y Jorge Mora, respectivamente, y Sergio Jaramillo, quien es alto comisionado para la Paz.

Por su parte, las FARC estarán representadas por Luciano Marín (alias "Iván Márquez"), Luis Alberto Albán ("Marco León Calarcá), Ricardo Téllez (Granda), Jesús Carvajalino ("Andrés París") y Ricardo Palmera ("Simón Trinidad").

El caso de este último será discutido en la mesa de negociación, pues desde 2004 está preso en Estados Unidos, donde purga 60 años de cárcel por secuestro. El gobierno no ve problema en que sea negociador por vías virtuales, pero Washington tendría que pronunciarse y aún no lo hizo.

Por otra parte, los colombianos se movilizaron esta semana a través de más de 100 organizaciones sindicales y populares para reclamaron la inclusión de la sociedad civil en los diálogos de paz entre la guerrilla y el gobierno.

La semana de movilización, convocada por el Movimiento Marcha Patriótica, culminó el viernes con marchas en 25 de los 32 departamentos de Colombia, en los que tomaron parte unas 300.000 personas, según la mencionada agencia noticiosa.

Granda, también conocido como el canciller de las FARC, consultado por los motivos por los que, a su juicio, estas negociaciones podían tener éxito, a diferencia de los intentos anteriores, respondió que "el presidente tiene en estos momentos un respaldo muy grande a nivel nacional, y (hay) un entorno latinoamericano diferente al que había en los diálogos del Caguán (1998-2002, bajo la presidencia de Andrés Patrana)".

Creadas en 1964 y con cerca de 9.000 miembros, según cálculos militares, las FARC han protagonizado fracasados procesos de paz con los gobiernos de Betancur; César Gaviria (1990-1994) y Pastrana. (Télam)

jol-rl 13/10/2012 15:53

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK