Daniel Amador Pérez, un infanticida prófugo

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero.- Era domingo. Los suegros de Iris Joseline, de 20 años, habían salido a vender barbacoa como siempre. Ella se había quedado con sus dos pequeños, Iann, de cuatro, y  Luis Jesús Ortega Martínez, de dos años. También ahí estaba Daniel.

Pronto sería la una de la tarde. "Yo quería ir a ver a mis padres y se lo dije a Daniel. Empezamos a discutir porque, él no me dejaba salir como siempre".

"¡De aquí no sales, me oyes!, comenzó a gritar. ¡Tú, eres de mi propiedad! Yo ya estaba cansada de que no me dejara salir y me quitara el celular para revisarlo. Entonces, me atreví y le pedí un tiempo".

Joseline, le pidió a Daniel Amador Pérez terminar la relación y de inmediato, hubo furia en su mirada. Joseline cargó a Luis Jesús Ortega para bañarlo. En cuestión de segundos, Daniel se lo arrebató y lo tomó de los pies y lo estrelló en el piso. Joseline corrió y protegió a su hijo con su cuerpo, pero Daniel la quitó con fuerza, la empujó, aventándola al piso para de nuevo tomar al pequeño de los pies y estrellarlo en el cemento.

"Comencé a orinarme y a gritar que lo dejara, mi otro hijo de cuatro años estaba en shock, algo me pasó en mis piernas porque no me respondían, no podía pararme, solamente vi cómo de nuevo tomó a mi bebé y escuché un golpe duro y seco porque de nuevo lo había estrellado en el piso", narra Joseline.

Dijo que se levantó y miró. Ahí estaba el cuerpecito de Luis Jesús en medio de un charco de sangre.

"Ya no respiraba, ya no se movía, mi bebé había dejado de respirar. Entonces, me le fui encima, el me quitó de en medio y puso música a todo volumen mientras yo gritaba y pedía ayuda. Luego se me acercó y me dijo: por él no somos felices, lo hice porque te amo, ya verás cómo estaremos mejor. Además tú tienes la culpa, siempre tenía toda tu atención. Voy a enterrar su cuerpo -me decía, mientras limpiaba la sangre del piso- nos iremos a Veracruz y ahí diremos que se nos perdió. Yo escuché cuando abrió la puerta de la camioneta y se fue. Como pude me levanté y abracé a Iann y salí a la calle y tomé un taxi a casa de mi tía quién me llevó a un Ministerio Público donde quise levantar una denuncia”, prosiguió la madre con la explicación.

Tal parece que la insensibilidad es un requisito en los ministerios públicos de este país.

"Llegué y me decían, es en el primer piso, no es enfrente, no, es en el segundo, ah, no, es en planta baja", dice en entrevista Joseline.

Mientras, Daniel Amador Pérez desaparecía el cuerpo y huía en su camioneta, de color gris oxford, modelo Traverse, con placas de circulación TXV- 2116, y se alejaba del sitio. Horas después, encontraron el cuerpo de Luis Jesús y la camioneta.

"Yo escuché decir a los policías, ya dimos con él, incluso me lo confirmaron estando yo en el MP, luego me lo negaron. Yo creo que su familia lo protege y pagó para que él huyera. Las autoridades ya me habían dicho que lo habían atrapado y si lo hicieron pero lo dejaron ir", dice ahogada en llanto y dolor.

Durante varios días Daniel utilizaba el WhatsApp de su móvil. Joseline se lo hizo saber a las autoridades y le respondieron: "No podemos hacer nada, no contamos con equipo para rastrearlo".

Los hechos ocurrieron en Callejón Adolfo López Mateos 105 en Tulancingo, Hidalgo por lo que la Procuraduría de Justicia estatal ha informado que la averiguación previa 18/HG/CAVIT/21/2014 ya fue consignada ante el juzgado Segundo Penal de la ciudad de Tulancingo y se radicó la causa penal 13/2014, con lo que el Ministerio Público  ha solicitado al juez gire orden de aprehensión en contra del indiciado para que sea ubicado y detenido por elementos de la Coordinación de Investigación de la Secretaría de Seguridad Pública del estado. La fiscalía ya informó al Instituto Nacional de Migración (INM) sobre la muerte del menor, debido a que era ciudadano estadunidense, nacido en marzo del 2011 en el estado de Texas.

Miles de personas se han indignado por este doloroso caso. No sólo en las redes sociales sino también en las calles de Tulancingo, Hidalgo han salido vestidos de blanco para exigir a las autoridades detengan al infanticida y reciba castigo.

Diana Marroquín, una de las que encabezaron el acto ha dicho en entrevista: "No pararemos hasta que Daniel Pérez Amador sea castigado con estricto apego a Derecho por su incalificable proceder en contra de indefenso niño".

Infanticida prófugo, se entrega ante la presión de su búsqueda

Daniel Amador Pérez, acusado del asesinato de un menor de dos años, se entregó ante la presión de su búsqueda y permanece en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo.

En su defensa, Amador Pérez aseguró que la muerte de Luis Jesús Ortega Martínez “fue un lamentable accidente”.

El Juez Segundo de lo Penal de Tulancingo tiene 72 horas para resolver la situación legal de Daniel Amador Pérez, quien fue denunciado por Iris Joseline, de 20 años, quien fuera su pareja sentimental.

También te puede interesar:

Investigadores alertan la posible extinción de los ajolotes
Rescatan a 'perrito de la Roma' que permanecía encerrado en camioneta
GDF implementará protocolos de seguridad en plazas comerciales


Cargando...