NASA inicia nueva era de exploración planetaria con robot Curiosity en Marte

La NASA abrió una nueva era en la exploración interplanetaria el lunes, cuando su robot Curiosity envió a la Tierra imágenes de la superficie de Marte, iniciando una histórica misión en busca de rastros de vida en el planeta más cercano a la Tierra.

Curiosity, un laboratorio móvil no tripulado de 2.500 millones de dólares, se posó a las 05H32 GMT del lunes en suelo marciano, un logro y un alivio para la agencia espacial estadounidense, que nunca antes había enviado un robot tan grande y sofisticado a otro planeta.

"Llegada confirmada", dijo un miembro de la misión de control en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena (California, oeste), provocando una explosión de aplausos. "¡Nos posamos en Marte! Oh, Dios mío".

Una polvorienta imagen de una de las ruedas de Curiosity, tomada por una cámara del vehículo, confirmó la llegada al planeta rojo del "rover", que tiene el tamaño de un automóvil y pesa casi una tonelada.

Una segunda imagen llegó unos segundos después, mostrando la sombra de Curiosity en la superficie marciana.

El vehículo de propulsión nuclear inició así una misión de dos años para explorar el planeta rojo, que incluye escalar una montaña para analizar capas de sedimentos que se estima tienen hasta mil millones de años.

Cuando se anunció que el vehículo había llegado a destino después de una audaz maniobra denominada "siete minutos de terror", que supuso el ingreso a la atmósfera de Marte, el descenso y el contacto con suelo del planeta rojo, los especialistas del JPL estallaron de júbilo y compartieron barras de chocolate Mars.

El presidente estadounidense Barack Obama describió el aterrizaje como "una hazaña sin precedentes de la tecnología que se convertirá en un motivo de orgullo nacional en el futuro".

Y Charles Bolden, el administrador de la NASA, aplaudió a todas las otras naciones, como Francia y Australia, cuyos científicos contribuyeron a los experimentos a bordo del "rover", denominado Laboratorio Científico de Marte (MSL, por su sigla en inglés).

"Es un gran día para la nación, es un gran día para todos nuestros socios que participaron en Curiosity y es un gran día para el pueblo estadounidense", dijo Bolden.

El asesor científico de Obama, John Holdren, describió la llegada a Marte como "un enorme paso en la exploración planetaria".

"Y si alguien tiene dudas sobre la situación de liderazgo de Estados Unidos en el espacio, bueno, hay una muestra de la ingeniosidad estadounidense que tiene el tamaño de un automóvil y una tonelada de peso y que está estacionada en la superficie de Marte en este momento", agregó.

La posibilidad de éxito era más que incierta: sólo 40% de los intentos realizados por agencias espaciales mundiales desde 1960 para llegar a Marte han tenido éxito. La NASA ya había enviado sondas mucho menores, pero nunca se había aventurado con un vehículo como el Curiosity.

Al acercarse a Marte, la nave del MSL debía frenar su viaje de 21.240 a 2,74 kilómetros por hora con ayuda de un paracaídas supersónico. Luego debía estabilizarse antes de que una grúa, utilizando cables de nailon, colocara suavemente a Curiosity en el suelo de Marte, una operación que nunca antes se había llevado a cabo.

El propio jefe de la maniobra, Adam Steltnzer, había dicho que la operación era una "locura". Pero en la conferencia de prensa posterior, dijo entre lágrimas: "Estaré satisfecho si esto sigue siendo la mejor cosa que hice en mi vida".

Los científicos no esperan que Curiosity encuentre extraterrestres o seres vivos, pero sí confían en que sus equipos analicen el suelo y las rocas de Marte en busca de signos de vida pasada.

El ingeniero en jefe de la NASA, Miguel San Martín, dijo que Curiosity se posó en el Cráter Gale, en el interior de un área elíptica de 20 por 6 km, como se esperaba, al pie del Monte de Sharp. Nuevos datos deben ser transmitidos al JPL en los próximos días para afinar la posición del "rover" en el cráter.

Las primeras pruebas de los instrumentos a bordo se completaron con éxito, dijeron los científicos.

La tarea que tiene por delante Curiosity, dotado de diez instrumentos especiales -entre ellos 17 cámaras y un rayo láser capaz de destruir rocas-, es colosal: descubrir si el ambiente marciano fue propicio para la vida y preparar una eventual misión tripulada en los próximos años.

Obama se ha comprometido a enviar seres humanos al planeta rojo para 2030.

La nave ya recogió datos sobre la radiación durante sus ocho meses de viaje desde su lanzamiento en noviembre de 2011 desde Cabo Cañaveral, Florida (sureste de EEUU).

Imagen televisiva grabada de un monitor de la agencia espacial estadounidense NASA en Pasadena (California) que muestra la sombra del robot Curiosity, captada por el propio vehículo en una de las primeras imágenes enviadas desde Marte, este lunes.

El administrador de la agencia espacial estadounidense (NASA) Charles Bolden cierra sus ojos mientras el robot Curiosity inicia el descenso a la superficie de Marte, en Pasadena (California), este lunes.

Ficha del robot Curiosity que el 6 de agosto se posó con éxito sobre Marte

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK