Camino de Cuba a EEEU aún es largo

WASHINGTON (AP) — La sorpresiva decisión de Cuba de facilitar a los ciudadanos el salir del país no significa que los cubanos puedan comprar cualquier boleto de avión e irse a Miami.

Los posibles inmigrantes y turistas seguirán necesitando el permiso del gobierno de Estados Unidos para ingresar legalmente. Con un periodo de espera de años por una visa, es posible que el cubano promedio no pueda irse de la isla en el corto plazo.

"Esto tal vez termine siendo mucho alboroto por nada", dijo José Azel, un experto en inmigración cubana del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanos Estadounidenses de la Universidad de Miami.

Victoria Nuland, vocera del Departamento de Estado, dijo el martes que Estados Unidos da la bienvenida a "cualquier reforma que permita a los cubanos entrar y salir de su país libremente. Seguimos comprometidos con los acuerdos migratorios bajo los cuales ambos países apoyan y promueven una inmigración segura, legal y ordenada. Nuestros requerimientos para obtener la visa siguen sin cambios".

Bajo acuerdos migratorios de 1994, Washington acepto impedir que los cubanos detenidos en el mar entraran al país. En 1995, el gobierno estadounidense comenzó a aplicar la política de "pie mojado, pie seco", que permite acoger a cualquier cubano que llegue a las costas, mientras que los que son atrapados en el mar son devueltos a Cuba.

Desde entonces, miles de cubanos que realizan el traicionero viaje por el Estrecho de Florida han recibido como recompensa su estadía en Estados Unidos. A diferencia de los inmigrantes de cualquier otro país que entren de manera ilegal, la mayoría de los cubanos no sólo pueden quedarse, sino que también pueden solicitar la residencia legal y eventualmente la ciudadanía.

La política de bienvenida no es solamente para los cubanos que llegan por mar. En años recientes, miles de posibles inmigrantes han optado por contratar a traficantes que los llevan en barco a México, desde donde se dirigen por tierra hacia Texas. Estos cubanos con "pies polvorientos" pueden quedarse en Estados Unidos después de someterse a exámenes médicos y revisión de antecedentes.

Azel dijo que es probable que la eliminación del permiso de salida para viajar al extranjero anunciada el martes por el gobierno de Cuba "no sea abierta para todos" como el éxodo de 1980, cuando el régimen de Fidel Castro abrió el puerto de Mariel durante seis meses y concluyó con la llegada 125.000 inmigrantes, incluyendo criminales y pacientes mentales, a Florida.

El académico señaló que casi todos los países latinoamericanos, incluyendo México, piden visa de ingreso a los cubanos.

La decisión del presidente Raúl Castro se anunció en el diario comunista Granma esta semana. En un editorial que acompañaba la noticia, el diario culpó las décadas de restricciones en los viajes a los intentos de Estados Unidos de derrocar al gobierno de la isla, plantar espías y reclutar a sus ciudadanos mejor educados.

Las nuevas reglas, que entrarán en vigor en enero de 2013, todavía permitirán al gobierno negar los viajes por razones de defensa y seguridad nacional.

La reacción a la decisión de Castro fue mixta. La gente en Cuba y la comunidad en el exilio en Miami se preguntan qué tan importante resultará ser el cambio.

La bloguera disidente Yoani Sánchez usó Twitter para manifestar su preocupación de que el gobierno cubano pueda comenzar a negar pasaportes para controlar quién se va.

"Ya tengo la maleta lista para viajar... a ver si consigo vuelo para el 14 de enero de 2013, para estrenar la nueva ley", tuiteó la activista cubana, quien dijo que le han negado 20 veces la visa de salida en los últimos cinco años.

Ileana Ros-Lehtinen, una legisladora republicana en Florida que nació en La Habana, dijo que no "es más que el desesperado intento de Raúl Castro de engañar al mundo para hacerlo creer que Cuba está cambiando".

Para los cubanos que tienen familiares viviendo en Estados Unidos y quieren irse de la isla, el fin a las restricciones de salida posiblemente les facilite emigrar. Bajo el "Programa de Reunificación de Familias Cubanas" del gobierno estadounidense, los inmigrantes cubanos que viven en Estados Unidos pueden patrocinar a familiares para que se muden a ese país. Si no hay disponible una visa regular, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos puede permitirles el ingreso de cualquier manera.

Los familiares directos de los inmigrantes que ya estén en Estados Unidos, como esposas e hijos menores solteros, pueden ingresar tan pronto como sea aprobada su solicitud de patrocinio.

Como parte del plan del gobierno estadounidense para reunir a familias cubanas, anualmente están disponibles un mínimo de 20.000 documentos de viajes. Según estadísticas de Estados Unidos, se emitieron casi 43.000 visas a cubanos en el más reciente año fiscal, tanto de turista como de inmigrante.

___

Los periodistas de The Associated Press Peter Orsi y Andrea Rodríguez en La Habana colaboraron a este despacho.

Cargando...