Tetra Brik: el empaque que cambió al mundo

Foto: iStockphotoHay algunas tecnologías que están tan integradas a nuestra vida cotidiana que prácticamente nos pasan desapercibidas. No se trata sólo de aparatos y dispositivos, sino de los pequeños avances que nos han hecho la vida más sencilla. Dentro de este rubro se encuentran el Tetra Brik, un envase que utilizamos todos los días en la cocina.

El Tetra Brik es un contenedor de cartón desarrollado por la empresa sueca Tetra Pak. Aunque su origen se remonta a 1963, tiene como antecesor el Tetra Classic, un envase en forma de pirámide -el cual aún es usado en México como presentación de los jugos Boing!-. Tras darse cuenta de lo incómodo de la presentación piramidal, la empresa decidió reinventar su empaque con una forma rectangular.

A pesar de que parece algo muy simple, hay bastante tecnología detrás de un Tetra Brik. Están formados por tres capas superpuestas de cartón (exterior), aluminio (intermedia) y plástico (interior). Una de las grandes ventajas de su diseño es que se pueden abrir y cerrar sólo hacer un doblez (aunque hoy en día, muchos ya incluyen una tapa de plástico extra); y son ligeros y fáciles de transportar.

El Tetra Brik se lanzó en 1963, convirtiéndose en un éxito que perdura hasta nuestros días. Su diseño revolucionó el consumo de varios productos, como el caso de la leche. Antes de su aparición, la leche solía comercializarse en botellas de vidrio y requería de refrigeración necesaria. Las características asépticas del plástico interior del Tetra Brik, combinadas con el sistema de tratamiento térmico UHT, permitieron el almacenamiento de dicho líquido a temperatura ambiente, sin necesidad de conservadores.

El Tetra Brik tiene varios reconocimientos importantes. El Instituto de Tecnología y Alimentos de Estados Unidos lo considera como el mayor avance de la ciencia alimenticia del último siglo. También ha sido considerado como una de las 20 piezas de diseño más importantes del siglo XX, ganándose un lugar en una exhibición del Museo de Ciencias en Londres. Yo sé que podrá parecerles insignificante su aportación, pero la realidad es que nuestra vida cotidiana (y nuestro refrigerador) serían muy diferentes si no existiera.

Sígueme en Twitter
@padaguan

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK