Sospechosismo a la antigua

Manual del perfecto votante mexicano 2

Foto: CuartoscuroEl periodo de veda es el más complejo para el ciudadano votante. Aparentemente la falta de estímulos de promoción política lo ayudan a tomar la mejor decisión pero no es así. Lo que se podría tomar como una tranquilidad luego de la descarga interminable de spots, en realidad desata una angustia existencial muy parecida a los que se revelan durante la abstinencia de algún sicotrópico. Por eso sostengo que la nueva banda TimbirIFE no tendría que imponer la veda de un día para otro, sino irla dosificando a lo largo de una semana para que la gente no experimente angustias existenciales innecesarias sino que se vaya adaptando.

Como quiera que sea, este manual quizá ayude a aquellos que ahora mismo se la están pasando de manera terrible en los días previos a la decisión definitiva sobre el sentido de su voto por voto, mapache por mapache.

1.    Antes de acudir a la casilla, por favor, cerciórese de no haber caído en la tentación de llevar la lata de pintura en aerosol con la que pensaba cruzar su boleta porque se vería muy ridículo haciendo un graffiti en el interior de la mampara. Está bien que dude sobre la naturaleza traicionera de los lápices 2B, que pueden ser susceptibles a la goma de borrar, pero no hay que exagerar. Tampoco lleve un marcador Sterbrook, porque van a decir que le está jalando las patas al diablo.

2.    Por piedad, con lo difícil que están las cosas, entendiendo que si no se pertenece a una secta en particular siempre es complicado inclinarse por el menos peor, tenga la bondad de llegar a la casilla con la decisión tomada. Tenga consideración de la gente en la fila que no va a perder su tiempo mientras ustedes tiran los dados o juegan "papel o tijera" para decantarse por un candidato o salir del closet y votar por Juanito.

3.    Ahora, si va con su mapache de confianza asegúrese de que le entreguen su credencial de elector y no la de Pepe y Toño, esos grandes héroes de los Pymes y diretes. Y, compréndalo bien, si le dan un teléfono inteligente es para que le tome una foto a su voto para que le crean que cumplió con lo pactado y lo puedan retribuir por sus servicios, no para que le hable a su tía de Chinconcuac o para que se de un atascón de Youporn. Hay ser conscientes, no se pueden desperdiciar recursos así nomás a lo güey.

4.     A la hora de marcar el voto en la boleta electoral, sería muy malo echar a volar la imaginación. Concéntrese en poner la X en el lugar correcto, no se le ocurra hacer dibujos ni leyendas para hacerse el creativo o el simpático. Recuerde, la intimidad de la mampara no es un baño público como para que haga un Gallito inglés, escriba el clásico “Puto yo” o confeccione laberintos existenciales como si fuera un Magicuento. Acuérdese de que la “X” como la que lleva México en su nombre, según ha escrito en el poema su inspirado vate López Méndez, tiene algo de Cruz y de calvario.

5.    Fundamental. Ningún votante que se precie de serlo puede salir a cumplir con su cometido sin antes haberse apertrechado lo suficiente en materia de bebestibles. Digo, está la final de la Eurocopa donde dos de los países más sobajados por la crisis económica, Italia y España, abollaron la carrocería de sus explotadores Ingleses y Alemanes. Lo único que faltaría sería que el partido se jugara, como correspondería, en el Peloponeso.

----------
Mi cuenta en Twitter
@jairocalixto

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK