Sabrosos pero picosos

Las 'mascotas' que se alimentan de tu sangre

Edgar se despertó con una gran sensación de comezón en todo el cuerpo, se comenzó a rascar para saciar la ansiedad que la picazón le causaba en la espalda, los brazos y las piernas. Mientras lo hacía sintió como sus uñas reventaban un animal que estaba en su pierna, encendió la luz y vio con horror que sus dedos estaban batidos de sangre, luego levantó las cobijas, una docena de chinches huían despavoridas.

Las chinches de cama son una de las peores plagas que se pueden enfrentar, son casi inmortales porque se reproducen rápidamente. Trabajan en la noche, son sigilosas e imperceptibles, se guían por el dióxido de carbono que se produce con la respiración y el calor corporal.

La chinche perfora la piel de su víctima con dos tubos huecos de su aparato bucal, con el primero de ellos inyecta su saliva que contiene anestésicos y anticoagulantes; con el segundo perfora profundamente y extrae su alimento, la sangre.

La comezón comienza minutos después de que la chinche ha saciado por completo su hambre, los granos que causan las picaduras son producto de la saliva que utilizan.

Entre las cualidades que tienen estos insectos y que las hace un problema mayor es que se ‘contagian’ fácilmente, una chinche puede viajar pegada a la ropa o cualquier otro accesorio y anidar en donde llegue, no importa que en ese momento no estén presentes humanos, las chinches puede sobrevivir hasta un año sin probar la sangre.

El animal consume tres veces su volumen en sangre, de hecho cuando duran un tiempo sin comida son más delgadas que el papel; pero una vez que se alimentan quedan totalmente redondas es por eso que revientan cuando se ejerce presión sobre sus cuerpos.

***
La primera reacción de Edgar fue buscar en internet ¿Cómo eliminar las chinches? Mientras realizaba la búsqueda sus brazos se llenaron de granos y comprobó que también se habían adueñado de su escritorio. En la web encontró los lugares donde más suelen ocultarse y vivir.

Las chinches suelen esconderse en los pliegues de los colchones, primordialmente en las esquinas cerca de la cabecera, ahí es su escondite favorito, también lo son las almohadas y la ropa de cama. Si se logran ahuyentar de esos lugar es muy probable que las chinches se desplacen a las grietas de las paredes o en el techo, incluso detrás de los apagadores.

Luego de obtener esa información se levantó del escritorio y se dirigió a su cama, levantó las sábanas para hacer una revisión a su colchón. Se asombró al descubrir que su cama estaba infestada de chinches, los animales comenzaron a moverse cuando la luz les dio de lleno.

Edgar soltó el colchón y se alejó con miedo, no podía creer que había dormido con esos animales, luego revisó su almohada, sucedió algo similar cuando quitó la funda y encontró al menos unas veinte chinches que permanecieron inmóviles.

Un extraño enojo se apoderó de él y comenzó a reventarlas con la mano, la funda quedó con varias manchas de sangre.

***

Por la mañana decidió realizar una evaluación del estado de su recamara, revisó la base de la cama, el escritorio, el ropero, la silla y sus libros, en todas partes había rastros de las chinches, en internet leyó que dejan sus excrementos regados cerca de donde habitan, son unos puntos negros con un extraño y penetrante olor a madera.

Luego fue a la tlapalería y compró un insecticida, en la etiqueta indicaba que acababa con las chinches, al regresar a su habitación vertió todo el contenido en las zonas ‘infectadas’ que había detectado.

Hace cincuenta años con la llegada de los DDT caseros se pensó que las chinches de cama se habían erradicado, pero luego de permanecer escondidas las chinches han regresado, son inmunes a los insecticidas que existen en el mercado por lo que la plaga de estos insectos se ha convertido en una de las más difíciles de combatir en este siglo.

En la ciudad de Nueva York se recibió en 2010 unas 35 mil denuncias por presencia de chinches. En una entrevista que realizó la revista Enfoques de la salud ambiental a Mike Deutsch, empleado de Arrow Exterminating una empresa de desinfección menciona “Nunca habíamos visto algo así, sabíamos que estos insectos no limitaban su presencia a la cama, sillones o sofás, pero ahora los encontramos en lugares que no podíamos imaginar, como los teléfonos móviles, los enchufes y hasta los televisores”

Ese mismo año una tienda de artículos deportivos de la marca Nike tuvo que cerrar sus puertas, debido que tenían una plaga de chinches, luego siguieron  la tienda para jóvenes Hollister,  Abercrombie & Fitch y la reconocida tienda de lencería Victoria's Secret.

Las chinches no sólo han invadido Nueva York también han llegado al continente viejo donde la prensa reportó un extraño caso: Un avión que partió de Londres y que tenía como destino Roma estaba lleno de chinches, los pasajeros comenzaron a sentir una extraña picazón en varias partes de su cuerpo, descubrieron que eran esos insectos chupa sangre.

Luego de aterrizar,  el avión fue estacionado en un lugar aislado, inmediatamente se puso en marcha el procedimiento contra infecciones.

***

Pasaron unos días y Edgar regresó a su cuarto, barrió los cadáveres de los insectos que habían regados por el piso, sacudió la cama, limpió los muebles. Todo quedó como antes. Por la noche se acostó para dormir plácidamente.

Se despertó súbitamente en la mitad de la noche, tenía comezón en el brazo derecho, con la otra mano palpó el área. Había un grano. Encendió la luz y tiró las cobijas al piso, ahí estaban de nuevo, dos chinches se metieron rápidamente bajo la almohada.

Desesperado, Edgar compró todos y cada uno de los insecticidas que encontró, los probó todos sin éxito alguno. Finalmente tomo la decisión más cara y difícil: tirar todo a la basura.

Con ayuda de Laura, su novia, Edgar se deshizo de todo: del colchón, la cama, el escritorio, algunos libros y papeles viejos. Luego volvió a comenzar de cero. Él y su novia resanaron el cuarto, lavaron el piso y las paredes para que estuviera listas para ser pintadas. Cuando terminaron fue a dejar a Laura a su casa. De regresó a la suya entró a su cuarto reluciente, su pesadilla había terminado.

***

Por la noche, mientras Laura dormía plácidamente, un pequeño invitado perforó la piel de Laura y le inyectó un anestésico, luego bebió su sangre. 

¿Cómo te sientes después de leer este artículo?

Destacadas

Cargando...