Mantén calma y...

Mantén calma y... mira qué provocas

Mantén calma

644 comentarios en 24 horas. Prácticamente alguno de ustedes dejó su opinión cada 2 minutos al publicarse “Mantén Calma y Vota Nulo”. Se generó debate. Y que continúe porque faltan pocas horas para que abran las casillas este domingo 1 de julio.

Y más allá de una avalancha descomunal de diversas teorías de conspiración -esas que ya todos hemos visto y leído en cientos de correos electrónicos de amigos, en coloridas láminas en Facebook o contadas en menos de 140 caracteres en Twitter-, la gran mayoría de esos 27 comentarios por hora concluyen lo más inteligente en la democracia: van a votar.

Eso espero que hagan. Yo ya voté porque me llegó la planilla por correo postal hace un mes y, también por correo postal mandé mi voto nulo al IFE. No lo dejé en blanco: lo anulé. Con unas buenas tijeras dejé claro que cada opción, según yo, está hueca:
Foto: Manuel Álvarez

Este 1 de julio seguramente no irán a las casillas con unas tijeras. Pero hay métodos igual de efectivos para anular el voto. El más sencillo es tachar toda la planilla. O en cada recuadro dibujen el monito que mejor les salga. Y le sacan foto con su celular al terminar su obra de arte anulante, como yo lo hice en las elecciones federales de 2009:
  
Foto: Manuel Álvarez
      

La clave es anular el voto, no dejarlo en blanco. Porque en blanco no tenemos la mente.

Y si necesitan un poco de inspiración, el mismo IFE publicó el 7 de junio un “Cuadernillo de consulta para votos válidos y votos nulos”. Ahí se podrán divertir con los ejemplos que el mismo IFE ilustra para que no quede duda alguna.

Hay muchos mitos urbanos acerca del voto nulo. A favor y en contra:

Mito #1: “Los votos nulos se los dan a Enrique Peña Nieto”.
Falso. El voto duro de sus bases partidistas es lo único que tiene seguro el candidato de la coalición “Compromiso por México” -es decir, el PRI y el Partido Verde.

Mito #2: “Si hay un 25% de votos nulos en el conteo final, se anula la elección”.
Falso. Solo se puede anular la elección si el día de la elección no se instalan 25% de las casillas; o si tras la solicitud de un recuento distrital hay anomalías contundentes en 25% de las casillas. O simplemente si se descubre que el candidato ganador resulta inelegible -y para eso vean el artículo 82 de la Consitución.

Mito #3: “Los representantes de cada partido en las casillas se reparten los votos nulos”
Falso. Al final de la jornada electoral, cada casilla aclara en el acta de escrutinio y cómputo el número de votos emitidos a favor de cada candidato, el número de boletas sobrantes que no se utilizaron y, el número de votos anulados.

Mito #4: “Si hay más porcentaje de votos nulos que el que haya recibido algún candidato, el partido que le postula pierde su registro automáticamente”.
Falso: Si un candidato no recibe el 2% del total de los votos, su partido pierde el registro. Y es por eso que Gabriel Quadri de la Torre pide el voto útil. Útil para mantener el registro de Nueva Alianza y no más que eso.

Hay un proverbio bíblico que dice “donde no hay gobierno con visión, el pueblo se extravía”. ¿Realmente alguno de los candidatos tiene un proyecto claro de nación que nos deje tranquilos? No perdamos la brújula y vayamos a votar compulsivamente. Que el voto sea razonado. Y si nadie te convence, vota. Pero vota nulo. No votes en blanco: anula tu voto y luego, sácale una foto y compártela. Que nos enteremos todos y, sobre todo, los partidos.
Mantén calma

Cargando...