Mantén calma y...

Mantén calma en la granja de Obama

Hoy es un día histórico. Barack H. Obama –muchos se preguntaban en las redes a qué se refería esa H o por qué no decían Hussein– toma posesión de la presidencia de los Estados Unidos tras haber sido reelecto en noviembre pasado: el primer afro-americano que gobernará la más icónica potencia mundial por ocho años. Ya culminó su primer término.

Pero también hoy se celebra en ese país el Día de Martin Luther King Jr., en conmemoración del nacimiento del más influyente activista de los derechos civiles. Sin él, sin su movimiento durante su vida pública y sin su martirio instantáneo cuando fue asesinado en 1968, quizás este momento histórico hubiese ocurrido años después. O nunca.

Y ahora, justo hoy, declaran en Inglaterra el Día de George Orwell. Hace 62 años moría uno de los novelistas más imaginativamente mordaces del siglo XX.

“¿Quién? ¿H. G. Wells?”, se preguntan en Los Pinos con su mal hábito de confundir autores y sus obras literarias. No: George Orwell escribió “Rebelión en la Granja” y “1984”, entre otros libros que criticaban el totalitarismo, el extremismo y el nacionalismo.

La semana pasada se publicaba en este blog un cuestionario reflexivo que fue retomado por varias organizaciones nacionalistas mexicanas como un panfleto propagandístico en contra de sus manifiestos a favor del nacionalismo en México.

PANAM es uno de esos movimientos. Y no es Panam por los tenis que promueve Molotov. Tampoco es Pan Am, la línea aérea que dominó los cielos durante el siglo pasado. Hablamos del supuesto Partido Nacionalista Mexicano, reducido por sus creadores al acrónimo “PANAM”.

Todos los que participan de esta anacrónica y contradictoria doctrina en diferentes organizaciones –existen bastantes células gemelas recorriendo las redes sociales electrónicas– tienen algo en común: firman exclamando “¡diestra en alto!” o el germánico saludo “sieg heil!” (que se traduciría como “hasta la victoria”).

Semejante corriente a lo que pasa en muchos países en estos tiempos de crisis global económica. Como en el mismo Estados Unidos: lo mismo retratan a Obama con bigotito hitleriano y uniforme nazi que lo tachan de comunista con la hoz y el martillo de la Unión Soviética. Imaginería opuesta que simplemente esconde un racismo bajo la piel.

¿Qué dirían Martin Luther King Jr. y George Orwell al ver tales manifestaciones? Que en la granja, “todos los animales son iguales” pero nunca “aunque algunos animales son más iguales que otros”.

Mantén calma

Cargando...