Corte de Caja

Las cosas 'ocultas' del gabinete de Peña Nieto

En pos de la transparencia, el presidente Enrique Peña Nieto y su gabinete realizaron al unísono su declaración patrimonial, misma que se supone repetirán cada año. Este ejercicio, según nos dicta la experiencia, sirve para ver cómo los funcionarios terminan su gestión con propiedades o fortunas nada acordes con la suma de sus percepciones mensuales, aunque se supone que es precisamente para todo lo contrario.

No obstante, en este derroche de sinceridad a medias, puesto que nadie agregó el valor de ninguno de sus bienes ni los correspondientes a su cónyuge, destacan cosas ‘ocultas’ y a la vez expuestas; es decir, que están a la vista de todos pero nadie ve si no se toman todas las declaraciones en conjunto y se les compara. Algunas resultan curiosas, otras insólitas y unas más definitivamente increíbles.

Empecemos por los sueldos. Aunque digan que todos los secretarios de Estado ganan lo mismo y que si hay alguna diferencia es por el nivel de la Secretaría, ‘prestaciones o bonos de riesgo’, lo cierto es que por gracia y obra del destino las únicas tres mujeres del equipo de Peña Nieto tienen la remuneración más baja.  Mientras el promedio es de 145 mil pesos para todos los hombres, para ellas es de 124 mil, lo cual hace sospechar que para Rosario Robles, Claudia Ruiz Massieu y Mercedes Juan no existen grandes riesgos al dirigir la Sedesol, Turismo y Salud, respectivamente, cuando es la misma Robles quien corre más peligro, pues podría terminar como Josefina Vázquez Mota.

En el nivel de ingresos, resulta que es el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, el que suma más dinero por mes al añadirse sus percepciones por ‘servicios profesionales’, es decir, adicional a su sueldo de servidor público. De hecho él gana más por fuera (467,330 pesos) que en el gobierno.

Los que no registraron un auto propio, que no es lo mismo que andar a pie, calandria o Metrobús son: el Presidente, Miguel Ángel Osorio Chong (Segob) y Emilio Lozoya (Pemex).

Pero dentro de los que si tienen hay amantes de las marcas premium: Manuel Mondragón (Secretaría de Seguridad) con un BMW; Pedro J. Coldwell (Energía) un Volvo; Idelfonso Guajardo (Economía) un BMW; Gerardo Ruiz Esparza (SCT) un BMW; Alfonso Navarrete (STPS) un Mini, un BMW, un Jaguar y un Mercedez-Benz; Humberto Castillejos (Consejería Jurídica) un Mercedes-Benz y 3 BMW; Francisco Rojas (CFE) un Volvo, un BMW y 2 Mercedes-Benz; Sebastián Lerdo de Tejada (ISSSTE) un Volvo; y David Korenfeld (Conagua) un Mini y un Land Rover.

Los vehículos más curiosos registrados los tienen Manuel Mondragón, con una Harley Davidson; Gerardo Ruiz Esparza con una lancha deportiva Boston Whaler; y Carlos Ramírez Marín (Reforma Agraria) con una moto acuática Yamaha VX de Luxe.

En el caso de los inmuebles, el que tiene más propiedades donadas es Enrique Peña Nieto (6 de 9); el que más las ha heredado es Manuel Mondragón (8 de 13) y quienes más las ha comprado de contado es Pedro J. Coldwell (12) y Alfonso Navarrete (10).

Los que no tienen casa (a su nombre) son José Antonio Meade (SRE); Rosario Robles y Juan José Guerra Abud (Medio Ambiente).

Las casas más grandes corresponden a Luis Videgaray (SHCP) con 1,500m2; Enrique Martínez (Agricultura) con 1,585m2; Pedro J. Coldwell con 1,975m2; José Antonio González Anaya (IMSS) con 2000m2; Francisco Rojas con 2,600m2; e Idelfonso Guajardo con 9,000m2.

El departamento más grande es de Alfonso Navarrete, con una superficie de ¡1,054m2¡ (algo así como 20 viviendas de interés social en un solo lugar) y curiosamente el más chico (56m2) también le pertenece.

Al final, dos fueron los secretarios que nos dejaron con el ojo cuadrado al ver su declaración patrimonial y que se llevan el premio de la categoría más insólita: Enrique Martínez, titular de Agricultura, quien posee bienes semovientes que incluyen ganado vacuno y venados; mientras Emilio Lozoya, director de Pemex, agregó a su lista 4 relojes Patek Philippe, marca suiza que ha hecho diseños para la realeza como la reina Victoria y el rey Juan Carlos de Borbón y cuyo valor puede oscilar entre los 2 mil y un millón de euros cada uno; un reloj Franck Muller que según los catálogos se adquiere por poco más de 200 mil pesos, un cuadro de Picasso, otro de Dalí y 4 más de Luis Zárate. Por cierto, si revisa más arriba, este funcionario no posee autos, aunque todos sus relojes fueron adquiridos de contado.

Foto: Cuartoscuro¡Ops, lo hizo otra vez!

Ya decíamos que había pasado mucho tiempo sin que el Presidente sufriera un traspié luego de los muchos cometidos en campaña. Pero luego de mes y medio el momento llegó y por partida doble, lo que despierta la esperanza de que este sexenio podría ser más divertido que el de Vicente Fox. Sobre todo porque la dinámica de ocultar lo inocultable lo convierte en un sano estira y afloja que sólo reafirma lo que ‘alguien’ no quería que se supiera. Esta semana pudimos percatarnos de que Peña Nieto pertenece al 77% de los mexicanos que no sabe qué diablos es el IFAI pero que igual se sienten ilustrados y critican al que se equivoca. Lo curioso es que tratándose de trasparencia el dislate donde el ‘preciso’ le cambia el nombre a la institución haya sido excluido de la página de Presidencia mientras en el discurso oficial todo indica que no pasó nada. Lo que realmente preocupa es que el gasto que con seguridad se está haciendo en un gigante equipo de comunicación no sirva ni para hacer un discurso y el Presidente termine improvisando como parece sucedió después en Hidalgo, donde revivió a Benito Juárez y lo puso a fundar ciudades ahí por la década de los 60 del siglo pasado justo cuando los Beatles ya se estaban separando. Si el sistema todopoderoso de esas evocadas épocas aún funciona usted ni sabrá de lo que hablo. Puede que logre ver los videos aquí. Y si no, es que en verdad Peña Nieto nos hace viajar en el tiempo.

Foto: CuartoscuroTodo fue una broma de Calderón

Tanto se habló del encargo que hizo el gobierno de Felipe Calderón para una nueva aeronave que sustituirá al actual avión presidencial por un valor de 6 mil 300 millones de pesos para que ahora nos salgan con que las próximas giras del primer mandatario podrían ser en clase turista y con sólo cacahuates de por medio. Y es que las críticas fueron más que nada porque ese avión ni siquiera lo usaría Calderón, sino sería estrenado por Peña Nieto para hacer sus apariciones en tierras ajenas a través de un Boeing Dreamliner 787, el mejor de su tipo, el sueño de todos… y que ahora no puede volar. Para que no digan que no eran estadistas, la administración pasada ‘futureó’ (o pero aún, lo saló) y como broma cruel hizo un pedido de un avión que por seguridad no dejan despegar porque de repente saca humo y le falla la espiroqueta de la chafaldrana. Por supuesto, ni tardo ni perezoso salió Andrés Manuel López Obrador a reclamar y exigir que se cancelara la transacción. Lo más seguro es que preste su Tsuru, aunque según la estadística, ya se lo habrán robado. Pero no hay porque afligirse, alguien encontrará la forma de mandar a todos estos a volar.

Foto: CuartoscuroSiempre nos quedará Puebla

Cuando todo falla, cuando la desgracia alcanza y la soledad invade, sólo hay un lugar para refugiarse en este planeta y ese es sin duda Puebla. Al menos mientras esté Rafael Moreno Valle, que contra los vientos que corren le levantó el ánimo a la maestra Elba Esther Gordillo durante su segundo informe al agradecerle, en nombre de todos los gobernadores del mundo, su apoyo para elevar la educación en ese estado. Por supuesto, la líder perpetua y del santo socorro no escatimó el elogió para el gobernador, a quien llamó ‘la estrella del día’, sintiéndose como en sus mejores días. Y es que en Puebla todo puede pasar, desde el impase en las investigaciones sobre corrupción en el gobierno de Mario Marín, quien alguna vez fue también ‘el héroe de la película, papá’, hasta la compra de una rueda gigante de la fortuna que justamente costaría una fortuna, pues según se dice, su costo sería de dos dígitos más seis ceros. Y en euros. Quizás se quedé como un símbolo poblano, pues ya se demostró que en la vida hay altas y bajas, pero sólo ahí hacen que los malos ratos ni se sientan. Y Elba Esther lo pudo constatar.

Foto: CuartoscuroÉramos muchos y parió la abuela

Y de ese alumbramiento salió ‘Concertación Mexicana’, el nuevo partido que busca su registro con una combinación de agua y aceite que nos demuestra que cuando nadie te quiere, siempre habrá otros que adolecen de lo mismo. Por eso Manuel Espino, el repudiado del PAN se alió con los marginados del PRD que encabeza René Arce y formaron el primer partido gazpacho. Su plataforma es que será un grupo para nada ideológico y "sin pragmatismos cínicos" (porque para eso no les hace falta el pragmatismo), lo cual es más que necesario porque en cuanto empiezan a salir ideas de un ultra conservador con otro de tendencias liberales lo único que puede resultar es una comparsa que le quite votos a todos menos al tricolor, con cuyo candidato presidencial coquetearon y pactaron. Eso de los partidos patiño suena como a época salinista, pero eso es sospechar demasiado y esas cosas ya no pasan por estos lares. Vivimos otros tiempos, lo que pasa es que somos mal pensados.

--------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...