Corte de Caja

La candidata que sorprendería a México en 2018

Foto: CuartoscuroLuego de la catástrofe que significó para el PAN la reciente elección al quedar en tercer lugar de las preferencias, su única opción viable para sobrevivir es hacer lo que en seis años no ejercitó para entrar en competencia de una manera decorosa: buscar un candidato con posibilidades reales.

Con esta tendencia de iniciar campañas presidenciales por periodos sexenales previos (así lo hicieron Peña Nieto, López Obrador y en el mismo camino va Marcelo Ebrard) lo lógico es que en el partido blanquiazul ya piensen quién podría ser una carta fuerte para intentar recuperar las llaves de Los Pinos.

Al principio de la administración de Felipe Calderón, los ojos se posaron sobre Juan Camilo Muriño como un sucesor natural del mandatario, proyecto que se vio frustrado con el fatal accidente aéreo en que perdió la vida el entonces Secretario de Gobernación. Tras ese trágico evento, el panismo no dio visos de nuevos cuadros y esa crisis se recrudeció con la lucha intestina que protagonizaron los aspirantes en su selección interna.

Fue el mismo Presidente el que abrió la posibilidad de que el PAN tuviera de nuevo una candidata para la posesión más codiciada del país, cuando en una entrevista mencionó que no descarta la posibilidad de, en un futuro, ser un ‘primer consorte’. Es decir, que su esposa, Margarita Zavala, se convierta en Presidenta.

Fuera de que para Calderón sea una bonita ilusión, la idea de que la actual primera dama aspire en algún momento al mismo puesto que su cónyuge no es disparatada. De hecho, si se piensa bien, se podría decir que si alguien fue cuidadosa en lo que respecta a su imagen y comportamiento como figura pública desde un principio, esa fue ella.

Margarita Zavala asumió esa posición en un momento coyuntural para la vida de México, no sólo por la controversia post electoral de 2006, sino por enfrentarse a la oscura percepción heredada por su antecesora, Martha Sahagún, quien nunca tuvo empacho en hacer notar la influencia que ejercía como inquilina de la casa presidencial.

Por lo mismo, la actual primera dama tomó la decisión de poner en stand by la carrera política que se había forjado a lo largo de varios años dentro del PAN; fue discreta en cada una de sus opiniones (cuando las hubo) y la edad de sus tres hijos evitó que cayera en escándalos que en gestiones anteriores dejaron una profunda marca. Todo indica que saldrá como una figura que podría brillar dentro de una institución política que por ahora carece de un liderazgo visible.

En 12 años, los panistas se destrozaron y dividieron así mismos en luchas que fueron evidentes en la campaña de Josefina Vázquez Mota y en el consecuente resultado de las elección. Pocos fueron los que no salieron ‘quemados’ o mal parados en este proceso y sus promesas jóvenes no destacan más allá de su propio círculo.

Ya se verá si capitalizan la presencia de esta mujer y entonces, empezarán a saltar asuntos escabrosos que la vinculan con sucesos poco afortunados, como el incendio de la Guardería ABC, cuya fundadora es prima suya; o como el caso Hildebrando, compañía relacionada con contratos informáticos durante la vigente administración y que 'casualmente' es propiedad del cuñado del Presidente. Todo es cuestión de esperar.

Foto: APPeriodismo infumable

Esto de la República Amorosa ya está en un baúl con rumbo a cierto rancho en el sureste y empieza a aflorar la personalidad del AMLO que tantos momentos de gozo nos trae. El carácter y seño mal encarado que lo identifica en situaciones incómodas cada vez es más recurrente y en su afán de soltar guamazos ya no le basta el territorio nacional, sino que ya cruza el charco con el fin de aplacar a esos heraldos del imperio que quieren regresarnos a las épocas coloniales. Y todo porque el periódico español El País le llamó lastre al candidato de las izquierdas. Por supuesto que eso lo encendió, pues es de sobra conocido que a AMLO sólo le gusta lo bien hecho en México y entre esas se incluyen todas las críticas (bueno, nada más las que no lo critican). No toma en cuenta que todo es por su bien, como un favor para que todos los días tenga algo de qué hablar de aquí a que se vuelva a postular en 2018. Porque ya se vio que el solito no puede. Nos promete sorpresas cada tercer día y de las tarjetas Monex y Soriana no sale. Pero va a extrañar cuando nadie lo fume y entonces sí, se acordará no de mí, sino de ‘La Doña’ María Félix cuya máxima era “que hablen bien o mal de ti, pero que hablen”.  No sabe el favor que le hacen.

Foto: AFP¿Qué se toman cuando toman Televisa?

En algún momento tenía que pasar, pero nadie imaginó que sería tan pronto. De pronto el #YoSoy132 se instauró en su papel del ‘lucha, luchar lucha, no dejes de luchar’ y se juntó con los grupos que precisamente hacen de eso su modus vivendi. Y todo para sacar todo el resentimiento social que traen guardado para Peña Nieto. De esa reunión salieron ideas tan disparadas que los mismos jóvenes tuvieron que recular y deslindarse antes de que en verdad los chamaquearan. Eso de proponer la toma de casetas de peaje, todas las estaciones e instalaciones de Televisa en el país y lo que se acumule en esta semana sólo dejó ver que en esas juntas 'antiPeña' se la pasan de lo lindo, pero no concretan nada que en verdad duela a sus destinatarios. Sólo les faltó pedir la devolución de Texas y el penacho de Moctezuma. Si en verdad quisieran hacer algo que genere un cambio radical con la televisora ya estarían pugnando por la salud mental de todos los mexicanos y exigiendo la salida de los programas de Laura Bozzo, Hoy, La Rosa de Guadalupe y las narraciones futboleras del 'Perro' Bermúdez. Ahí si los adorarían al 100%. Por otro lado, olvidan que para pegarle a Peña Nieto basta con bloquear los cargamentos de gel al país, aunque eso implicaría que todos anduviéramos de pelo suelto. Pero es un sacrificio que podemos aceptar.

Foto: ReutersFíjate que suave

Muchas críticas y extrañamientos ha provocado la actitud y declaraciones del presidente del PAN, Gustavo Madero, que un día dice que la elección ya está zanjada y otro que no es todavía seguro que los legisladores del blanquiazul acudan a la toma de posesión de Peña Nieto. Lo que pasa es que ni ellos tienen la certeza de que para ese entonces el PAN siga existiendo o tal vez ya haya sido rematado en una venta de garage. Lo cierto es que la conferencia que brindó esta semana al lado de Jesús Zambrano, presidente del PRD, uno tan solemne y el otro tan parco, remitió a esos momentos inolvidables en que Manolín y Shilinsky o Viruta y Capulina hacían de las suyas. Quienes nos atrevimos a seguir completo ese espectáculo dado por este dúo dinámico fue porque en algún momento pensamos que se aventarían unas cuantas piezas musicales al estilo de ‘Cómicos y canciones’ o por lo menos un acto de prestidigitación con el sello de Beto ‘El Boticario’, por aquello de que sus trucos y ases bajo la manga han resultado fallidos. Sin embargo, nada pasó, lo que indica que si se juntaron fue porque era la única manera de que los tomaran en cuenta los medios, porque son dos personajes tan grises que ni en sus propios partidos los pelan. Y mucho menos los priistas.

Foto: El UniversalLa casa ya tiene dueño

La nota de la semana se la llevaron Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en su primera reunión entre Presidente y presidente ‘ya merito’ electo causando el berrinche de medio mundo que se sintió provocado. Dizque lo hicieron para pactar la transición de gobiernos. Como si no supiéramos que a la hora de la hora unos saldrán con la cabeza gacha y los otros llegarán a cambiar desde el papel tapiz hasta el papel de baño por uno más pachoncito y el tono de las cortinas (de colores y rayas tipo caramelo, para que hagan juego con las corbatas de EPN). Lo más seguro es que discutieron lo realmente importante y que será motivo de broncas al momento de pasar la estafeta. No pudo ser otra cosa que el gigante dilema de ‘¿Quién se queda con el perro?’. Si algo identificará el periodo de Calderón será el entrañable Rocky, el verdadero dueño de Los Pinos que se pasea con un completo dominio de la situación por jardines, salones oficiales y enmedio de anuncios trascendentales. Y ni quien le diga nada. A este cuadrúpedo, que en realidad es un agente secreto, se lo querrán llevar de recuerdo los que salen, mientras los que llegan insistirán en quedárselo como el único elemento que vale la pena conservar de tiempos pasados. Pensándolo bien, ¿no podrían irse todos juntos y dejarnos en las manos (patas) de este singular can? Si en Alaska hay un pueblo que lo gobierna un gato y ya lleva 15 años en el poder (algo debe estar haciendo bien el felino), por qué no darnos ese tremendo gusto. Puede que hasta AMLO aceptaría esa opción. Aunque con él no estoy muy seguro.

---------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...