Corte de Caja

La caminata de Michelle Obama que Angélica Rivera no pudo hacer

No existe una imagen más contundente que ver a Michelle Obama caminar por una de las calles de Washington en compañía de su esposo, el presidente de Estados Unidos, en medio de una multitud que la vitorea y la incita a festejar el inicio de un segundo periodo de gobierno, como una muestra de aceptación a la pareja que habitará la Casa Blanca por cuatro años más.

Una escena similar no fue posible para Angélica Rivera en la toma de posesión de su esposo como Presidente de México. Mientras en la capital norteamericana reinaba un ambiente de fiesta, aquí las serpentinas eran sustituidas por piedras, bombas molotov y una ola destructiva.

Foto: APSi bien la primera dama mexicana puede jactarse de recibir una multitud de manifestaciones de apoyo, donde todo mundo quiere saludarla, tocarla y pedirle una foto, eso solo ocurre en recintos cerrados, con invitados seleccionados y un entorno controlado.

Es sin duda en los pequeños detalles que el simbolismo toma forma y da una lectura de cómo se encuentran los tiempos y el ánimo de la gente hacia aquellos que representan el poder y en cuyas manos se depositan las expectativas de un país.

Así, en el siglo pasado no era raro que a la menor provocación los presidentes mexicanos salieran a surcar los mares de gente a bordo de descapotables, con motivo de visitas oficiales y mucho más el 1 de septiembre, el ‘Día del Presidente’, que tras el Informe de Gobierno todos les rendían pleitesía, más si prometían que se administraría la abundancia y defenderían el peso como un perro.

La última ocasión que pudimos ver en México a un presidente recorriendo arterias viales sin temor a que le cayera algo diferente a confeti fue cuando Vicente Fox asumió su mandato, en medio de un optimismo y grandes esperanzas que en seis años se fueron diluyendo.

Fotos: AP y Cuartoscuro

En ese sentido, imaginar al matrimonio Peña caminando en alguna avenida principal del Distrito Federal no es fantasioso. Es imposible. Al menos en este momento, puesto que se mantiene un sentimiento de rechazo en un sector que aún resiente el resultado de las elecciones, el retorno del PRI y esa tendencia fastuosa del nuevo gobierno de hacer de cualquier presentación un show mediático que hasta ahora se ha quedado en eso, en vodevil, y para muestra basta recordar el tinglado armado para la declaración patrimonial, donde con bombo y platillo se presumió de transparencia solo para saber que lo único transparente eran el bombo y el platillo.

Quizás algún día Angélica Rivera pueda emular Michelle Obama y cruzar con tranquilidad a través de las avenidas principales. Curiosamente eso no depende de ella, sino de la materialización de las promesas que realizó su esposo, que sus iniciativas sean tangibles y medibles, que la seguridad se sienta, que el freno a los poderes fácticos se note y que el bolsillo del trabajador común se abulte. De otra forma, puede que no los veamos nunca en la calle.

Foto: CuartoscuroMonexrías electorales

No cabe duda que algo con lo que tienen que luchar el PRI y el Partido Verde es con la fama que criaron durante años para después echarse a dormir. Ahí tienen el caso Monex, del cual resultaron exonerados porque según el IFE todo resultó de manera legal. Lo que pasa es que les gusta complicarse la vida y por eso, en lugar de contratar los servicios de la institución financiera de manera directa prefirieron hacerlo a través de terceros (no es triangulación, es outsourcing), para que no dijeran que no generaban empleos desde la campaña. Además solo fueron 50 millones de pesos los correspondientes a esas transacciones, apenas lo que se gastará en combustible el avión presidencial nada más en el primer acelerón para despegar. Por supuesto, los únicos que han aceptado la resolución del IFE son los priistas, mientras todos los demás descalifican el veredicto y piden que se investigue más, por lo que resultará entretenido ver como piden a Hacienda que vaya más a fondo en el asunto, queja que probablemente terminará en el escritorio de Alberto Bazbaz, encargado ahora de la ‘inteligencia financiera’. No le extrañe que al final resulte que todo ese dinero venga del guardadito de un colchón. Pero todo legal. Le digo, es pura mala fama.

Foto: ReutersL’inspecteur Genaro Clouseau

Durante siete años sabíamos que esto iba a pasar. Que la afición por la pantalla chica del inspector Genaro Clouseau, perdón, Genaro García Luna, terminaría por echar por tierra sus casos nada más pusiera un pie fuera del gobierno. Y el primero ya sucedió con la liberación de la francesa Florence Cassez que ha puesto a una gran parte de la población con ganas de tomar La Bastilla vestida de zacapoaxtla y llevar a la guillotina a los jueces de la Tremenda Corte que votaron a favor de su libertad.  Y cómo no, si al final resulta que nadie es el responsable de todo este cabaret: ni García Luna Productions, ni las televisoras que durante todo un sexenio le dieron juego y protegieron (y hasta una serie le produjeron), ni el gobierno anterior con sus pesquisas plagadas de errores y que siempre se distinguió por buscarle problemas a las soluciones. Hasta ahora, al gobierno de Peña Nieto no se le ve intención alguna de por lo menos jalarle una oreja a Genaro García Luna, que sabrá Dios dónde andará, aunque no se muestran muchas ganas de buscarlo, no vayan a decir los panistas que se trata de una cacería de brujas. Si esto no se mueve de alguna forma, es como decirle a todos los involucrados que cada quien se vaya con su golpe, sin tomar en cuenta que en este siniestro hay quienes perdieron vidas. Y eso no se repara con un ‘disculpe usted’.

Foto: CuartoscuroLa caída del carnal Marcelo

Poco a poco nos vamos dando cuenta que lo mejor del gobierno de Marcelo Ebrard en la capital del país podría terminar siendo Rosalinda Bueso. A menos de dos meses de su partida van surgiendo cosas que no lo dejan muy bien parado y que le dejan raspones que difícilmente se podrá quitar rumbo a sus aspiraciones presidenciales. Ahí tienen la polémica estatua del expresidente de Azerbaiyán que aceptó poner sin siquiera revisar el reverso de la estampita biográfica donde decía que para algunos resultaba un dictador. De igual forma brotó de las profundidades el hecho de que así nomás, como cuates, le regaló una estación del Metro a la Arena Ciudad de México, cuyos propietarios pertenecen a la familia Salinas Pliego. Ni siquiera se los dejó en abonos chiquitos para pagar poquito. Por si fuera poco, paulatinamente van surgiendo indicios de violencia que van acabando con la fantasía de que en la capital no pasa nada y que el crimen organizado no opera en tierras chilangas. ¿Cómo es que esas cosas no se daban antes? Puede que sí pasarán, solo que nadie las veía por estar mirando a Rosalinda.


Foto: Cuartoscuro¿Dónde jugarán los burros?

Tremendo escándalo se armó en Sonora tras las revelaciones del diputado del PRD, Carlos Navarro López, de que además de la tenencia vehicular, en ese estado se cobraría un impuesto de 100 pesos por la propiedad de cada burro o caballo. No obstante, las orejas podrían terminar sobre la cabeza del mismo legislador de comprobarse lo que asegura el gobierno del estado, pues según dicha administración esa tributación existe en su Ley de Hacienda desde 1977... pero no se cobra. Y si fuera cierto, pues con que poco pinole le da tos, sin fijarse que en este caso es como escupir p’arriba. Si ya estamos curados de espanto, pues no solo en Sonora, sino a todo lo largo y ancho del país acostumbramos desembolsar billetes por dicho concepto. Y no sólo un ciento, sino miles de pesos mensuales para dietas, transporte y viajes de bastantes Equus africanus asinus que a veces aprueban iniciativas de ley sin leer, aunque la mayoría de las veces no se paran por el establo. ¿Y usted, ya pagó por su burro?

-----------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK