Corte de Caja

El hombre que haría realidad los sueños de Peña Nieto

Foto: CuartoscuroLa elección de este 2012 no salió como Enrique Peña Nieto había soñado. Si las cosas hubieran sido perfectas, como él esperaba, el PRI no tendría ya a su próximo candidato a la Presidencia de México para 2018 y no dependería de este hombre para hacer realidad sus promesas de campaña.

En el mundo ideal que imaginaba el virtual presidente electo, el partido tricolor regresaba tras 12 años de ausencia a Los Pinos con él al frente como un redentor con poder absoluto para hacer cambios de acuerdo a su esquema de gobierno. Sólo bastaría que lo dijera para que ipso facto, como en los viejos tiempos, las cosas se hicieran realidad.

Pero los hechos fueron muy distintos después de la elección del pasado julio. Nada de lo que proponga en materia de reformas políticas y económicas podrá tomar forma por el simple hecho de que los votantes le pusieron un dique a su gestión, negándole una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados que lo obligará a una continua negociación con las demás fuerzas parlamentarias.

Bajo ese panorama, el elegido como operador de esa tarea, que podría determinar el éxito o el fracaso del próximo gobierno, no fue alguien identificado con su círculo más cercano, sino nada más y nada menos que la persona que decidió dar un paso atrás para que Peña Nieto fuera seleccionado como candidato único del PRI para las elecciones. Ese hombre es Manlio Fabio Beltrones.

Don Beltrone no niega, ni antes ni ahora, sus aspiraciones para convertirse en Primer Mandatario de este país, y fue precisamente el año pasado cuando se ungió como un fuerte contendiente por lo menos para hacerle ruido a EPN al interior de su partido. No obstante, al igual que lo hiciera Marcelo Ebrard con el bloque de izquierda, proyectó sus posibilidades y las trasladó a un futuro no muy lejano, guardando e incluso incrementando su capital político al situarse como un promotor de la unidad partidista.

Si el escenario fuera diferente, es decir, que el PRI hubiera tenido el carro completo que avizoraba, quizás a estas alturas Beltrones ya estaría preparando maletas para integrarse al cuerpo diplomático, aislado (por no decir exiliado) a alguna embajada para que Peña Nieto no sintiera los pasos de quien se hubiera convertido en un peligro para el designio de su posible sucesor y en líder de un grupo interno que cuestionara sus decisiones.

Ahora Manlio Fabio Beltrones ha sido designado como próximo coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, lo que lo sitúa como el priista con más poder en el país después de Peña Nieto (quizás hasta más que él), con capacidad de maniobra para hacer posibles muchos de los proyectos que trae en la bolsa, incluida su candidatura para 2018.

Tras una análisis de la cúpula empresarial, se determinó que la única manera en que el Peña Nieto podrá cumplir sus promesas de campaña es con millones y más millones de pesos que bajo el actual régimen fiscal y la vigente política económica no son posibles. Beltrones no la tiene tan complicada para llevarlas a cabo, pues si suma a los diputados del Verde Ecologista y Nueva Alianza, alcanzaría la suma de 251 curules, suficientes para dar paso a sus reformas. No obstante, él mismo ha mencionado que su intención es lograr un consenso más amplio que incluya a las fracciones del PAN y el PRD, lo cual tampoco parece imposible, al menos con la primera.

Si se tuviera que elegir a un ganador de todo el proceso electoral, ya sin la euforia del primer momento y en términos prácticos, ese sin duda es Manlio Fabio Beltrones, quien incluso sirvió de bisagra para algunos acuerdos con el actual gobierno de Felipe Calderón y que va viento en popa hacia un destino muy bien definido. Por lo menos por él mismo.

Foto: EFETambo para las calenturas

Si usted es de esos apasionad@s que gusta de hacer alarde de su romanticismo a los cuatro vientos, más le vale no acercarse por León, Guanajuato, o podría terminar en una mazmorra por sus actos impúdicos y temperamento ardiente. Luego de que un profesor fuera arrestado 12 horas por orden de un juez por besar a su esposa en plena vía pública en esa ciudad, la reflexión nos lleva a preguntarnos cuál habrá sido el criterio para determinar dicho tiempo en la sombra. Tal vez no fue la simple presencia del ósculo la que impulsó a la policía y al juez a ejecutar un castigo por dicha conducta impía, sino el mal gusto de no practicarla con la debida corrección para dar el mejor ejemplo a las generaciones posteriores. Quizá fue un beso de piquito que no alienta ni calienta y eso sí que da coraje. Qué pensarán de nosotros en el exterior (ya no digamos los franceses) cuando nos ven limitados en esto de la batalla lingual y el intercambio de chicles Motita. Si esa fue la situación, hasta insuficiente resultó el correctivo. Digo, las cosas se hacen bien o no se hacen. Más le vale que vaya practicando, porque un beso mal dado, sí que es de mal gusto.

Foto: EFEPruébelo, pruébelo, porque se acaban

Como vendedor en tianguis se ha vuelto Ricardo Monreal en el último mes al presentar cada tercer día diferentes pruebas de los supuestos manejos exorbitantes de dinero que hizo el PRI durante la campaña presidencial, que a estas alturas ya vemos que salieron más caros que un hijo loco en Las Vegas o uno tonto en Harvard. Hasta el momento no nos ha explicado por qué razón se ha convertido en un maestro del suspense y no suelta toda la evidencia de un jalón, sino en abonos chiquitos, para pegar poquito. Cuando no son millones de tarjetas Soriana Internacional (no salga sin ella), son cuentas bancarias con dedazos e inconsistencia de fechas que las mismas instituciones han desconocido. Tal parece que su estrategia trae un sello marca ACME, porque nada más no cuajan lo que deberían cuajar. Tanta experiencia ha agarrado en su discurso como impugnador profesional que no faltará quien ya piense ofertarlo a diferentes naciones inconformes con sus resultados en los Juegos Olímpicos ante las decisiones dudosas de los jueces. Nada más que lo contraten, no se la van a acabar.

Foto: El UniversalEl sexenio coqueto que viene

Para quien diga que en este país no se reconoce el esfuerzo y la calidad de sus profesionistas, el ahora ex procurador del Estado de México, Alfredo Castillo, nos da una muestra de que chamba sí hay, nomás hay que ponerse las pilas. Conocido por casos como el de la pequeña Paulette (aunque ya le tocó el final), donde la niña desaparecida fue encontrada días después en el mismo lugar donde ya habían buscado y rebuscado; así como en la detención de un violador serial conocido como ‘El Coqueto’ que escapó ayudado por cables de teléfono aún con vigilancia policial, el abogado del Edomex anunció su renuncia para unirse al equipo de Enrique Peña Nieto. En este momento todos cruzamos los dedos para que su llamado sea para el cargo de redactor de historias fantásticas en la Secretaría de Turismo y así atraer visitantes a nuestros pueblos mágicos y no como titular de la PGR.  Sólo hay que recordar que en el caso de ‘El Coqueto’, el criminal fue reaprehendido con múltiples fracturas y la explicación fue que se cayó solito. Ahora que pensándolo bien, después de tantos años viviendo con los operativos de la García Luna Productions, quién mejor para ocupar ese lugar. No sea que lo vayamos a extrañar.

Foto: El UniversalPrimero lo primero

El pecho se nos hincha de orgullo cuando vemos a próceres como Javier Lozano y Ernesto Cordero, flamantes senadores del PAN para el próximo sexenio, hacer gala de nuestras tradiciones de dar prioridad a lo que en verdad vale la pena en este mundo. Por supuesto, eso es todo lo que tenga que ver con la Selección Nacional de Futbol. Así lo dejaron ver en el cónclave panista realizado en Querétaro para determinar en dónde deben poner más cinta adhesiva para que ese partido no se desmorone. Mientras la mayoría trataba de salvar lo que queda del blanquiazul, los dos ex suspirantes presidenciales y ex secretarios de Estado prefirieron tomarse un descanso para llegarle al bar y ver el partido México vs Japón en los Juegos Olímpicos. Después de todo, esto sólo pasa cada cuatro años y al PAN podemos verlo perder una y otra vez. Por eso no extraña que Lozano tenga ahora asegurado un hueso y sin remordimientos haya dejado pequeños e insignificantes pendientes como el conflicto con el SME, la batalla con el líder de los mineros, Napoléon Gómez Urrutia; la desaparición de Mexicana y un ejército creciente de ninis en el país. Nada que no pueda resolverse con 6 seis mil pesos, diría Cordero. Si en las sesiones plenarias del Senado no los encuentran, ya saben dónde ubicarlos, sobre todo en el próximo Mundial.

-------------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...