Corte de Caja

El hombre que a patadas acabó con la esperanza

Foto; EFETarde o temprano alguien soltará un ‘se los dije’. Parece sorpresivo, pero en realidad no podía esperarse menos. No de Vicente Fox, el ex presidente que quiso pasar a la historia como el hombre que sacó al PRI a patadas de Los Pinos pero que podría ser recordado por devolverlo con cariñosas nalgadas.

El darle la espalda a Josefina Vázquez Mota para darle pecho a Enrique Peña Nieto es sólo una serie de eventos desafortunados que ya se veían venir desde el momento en que se puso la banda presidencial. Porque en realidad jamás sacó al dinosaurio del poder, sólo lo mandó a hibernar para despertarlo doce años después.

Lo que Fox ha hecho es matar de la manera más cruel y despiadada la esperanza e ilusión de millones de mexicanos. Ese entusiasmo que imperaba por la tan ansiada alternancia fue despedazado con cada una de las acciones que ejecutó día tras día sin fallar en uno. Sus excentricidades sólo fueron la punta de un iceberg que hoy muestra su verdadera dimensión como el artífice del naufragio panista.

En realidad las frases del ex mandatario cobran ahora sentido. El ‘comes y te vas ‘ iba dirigido a sus propios correligionarios, como un aviso de que la Presidencia sería sólo temporal. Así lo quiso desde un principio, al no minar en lo más mínimo las bases de una maquinaria priista en cuyos engranes corporativistas radicaba su mayor fuerza y que al verse intacta quiere volver por sus fueros.

Fox no da muestras de alguien distinto. Por el contrario, da evidencias de ser como fue, es y será: una persona empeñada en ver por sí y sólo para sí, aunque eso implique arrastrar a destinos insospechados y posteriormente arrepentibles a quienes lo quieran seguir.

Su actitud no es para menos. La animadversion que le causa el candidato de izquierda es una simple precaución hacia lo previsible, pues al final de todo no son tan distintos en la terquedad de sus razonamientos donde sólo admiten una verdad y es la que sale de sus bocas.

A estas alturas, aún le causa irritación saber que su sucesor no fue quien él había decidido y eso es algo que con dificultad olvida alguien que sufre de protagonismo compulsivo. Por eso es lógico que apoye la legalización de las drogas en medio de una batalla contra el tráfico de las mismas, cuando no lo sugirió siquiera en todo su sexenio. Su personalidad le dicta un comportamiento bien conocido de ‘contreras’, donde rechaza por naturaleza todo lo que escape a su control.

Con el paso de los años, Vicente Fox se ha convertido en una representación viviente de lo inútil que resulta el voto útil cuando se le da a alguien cuyas convicciones están cimentadas en todo menos en principios. El guanajuatense acaba de derrumbar la esperanza que mantenían bastantes en la modalidad de este sufragio. Él se sirvió de él y ahora lo aniquila en un dos por tres.

Sería fatuo exigirle alguna responsabilidad. Resultaría ineficaz que pensara, aunque fuera sólo por un momento, en los más de 15 millones que se decidieron por él, muchos de ellos de última hora; sería en vano pedirle simplemente que se callara, pues con toda seguridad respondería ¿Y yo por qué?

Foto: El UniversalLa venganza de los nerds

La bonita familia que se ha creado alrededor del candidato priista con cascajo de todos los colores no es más que una muestra de que cuando hay resentimiento se busca quien se las hizo y mejor aún, quien se las pague. Para los ex perredistas es López Obrador, mientras para los ex panistas es el partido en sí. Y es que no hay nada más peligroso en una elección que un politico despechado. Ahí tienen a Ruth Zavaleta que por más que quiere seguro no puede olvidar las finas palabras que le dirigió Gerardo Fernández Noroña hace unos años: “La compañera ya entregó el cuerpo”, y todo porque la entonces líder la Cámara de Diputados tuvo un trato institucional con Felipe Calderón. De ahí que se formen estas alianzas de miedo entre Manuel Espino y Rosario Robles. Eso ni estéticamente es agradable, pero a la hora de conseguir hueso la izquierda y la ultraderecha sufren de dislexia oportunista revanchista. Y ni una pizca de vergüenza.

Foto: CuartoscuroEnciérrenlo para que no se gaste

Tan cerca y tan lejos. Así es como Enrique Peña Nieto está viendo la silla presidencial a tan sólo tres semanas de la elección. Para el priista serán los días más largos de su vida y más le valdría meterse en un internado o monasterio para no hacer ni decir algo que le quite más puntos. Cuando no son los #Yosoy132 haciéndolo tragar saliva con dificultad por su protestas y propuestas de debate, es el periódico The Guardian revelando sus relaciones clandestinas con Televisa para que en cada ocasión le tomen su mejor ángulo mientras a sus contrincantes los graban de espalda o lo peor, tal como son, sin un poquito de producción. Por supuesto que son cosas que nadie puede creer, a menos que se notara una preferencia en el trato noticioso y Peña Nieto saliera hasta en los programas de revista y entretenimiento. ¿Que sí salió? Entonces no le hicieron ningún favor, sino todo lo contrario.

Foto: CuartoscuroLa casita de los horrores

Cuando nos enteramos que el PAN estrenó un Museo del Horror se nos hizo muy lógico que fuera el mismo Ernesto Cordero el encargado de su inauguración. Quién mejor que él para ejemplifcar las cosas que dan ñáñaras en esto de la política y candidaturas chafas. Pero no. Dicen que el museo contiene las cosas más espeluznantes del PRD, lo que en estos tiempos es como escupir para arriba viniendo de los panistas, que tienen más cola que les pisen en estas úlimas semanas, entre spots pegados con cinta adhesiva, pases de charola que dicen, son sólo contribuciones en cómodas mensualidades y una Josefina Vázquez Mota diciendo que el empate por el primer lugar es entre ella y AMLO, porque Peña Nieto ya ni cuenta. Le urge a la candidata un escándalo de grandes dimensiones, porque todos los acaparan sus contrincantes y por lo visto su realidad se está distorsionando a tal punto que alguien le está mostrando las gráficas al revés; en una de esas sale a decir que ya le falta poquito para alcanzar a  Gabriel Quadri. Y entonces sí, las habremos perdido.

Foto: CuartoscuroSerena morena

Por primera vez en seis años López Obrador hizo algo que juró y perjuró que nunca haría: llamó Presidente a Felipe Calderón. Tan ensimismado estuvo en su visita al show cómico-mágico-musical de Tercer Grado que ni cuenta se dio que el pez por la boca muere. En menos de dos horas el candidato perdió el amor y se fue de bruces por decision propia, sin complot de por medio, sólo respondiendo lo que en verdad piensa. Así, se echó encima a comunidades gay y feministas por asegurar que mandará a consulta lo que por origen son sus derechos y hasta descalificó al INEGI por reportar cifras que a él no le gustan. Sólo Adela Micha, transformada en una especie de Laura Bozzo de tercer grado, gritando, manoteando y exigiendo que le respondieran le robó atención. El ‘serénate Adela’ pudo ser lo mejor de la noche, de no ser porque el politico que se admite ‘Peje, pero no lagarto’, se instaló en una especie de todopoderoso al asegurar que casi casi con su puro nombre se acabará la corrupción. Imaginamos que Bejarano no sabe ni como se llama su ex jefe, porque hasta las ligas se guardó.

------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...