Corte de Caja

El candidato que tiene la campaña de un payaso

Mario Delgado, candidato a SenadorEn un principio suena interesante. Resulta provocativo tanto por la simplicidad de su propuesta como porque hasta el momento nadie nos lo había planteado así. "¿Sabes qué hace un senador? ¡Yo te lo explico!", pregunta y responde Mario Delgado. No dice si ya lo es o pretende serlo, pero en medio de un proceso electoral se infiere que busca ese puesto.

La campaña del que fuera secretario de Educación del DF y aspirante al gobierno de la capital se sustenta en esa frase que pretende ser original, pero no lo es. Es el dicho de un payaso en la lucha por un escaño. Un payaso que entiende que lo que quiere la gente es algo que no ofrecen los demás.

No es más que la verdad y no es insulto, pues la estrategia de Mario Delgado está basada en la misma que hace año y medio utilizó Francisco Oliveira, mejor conocido como el payaso Tiririca, con la cual obtuvo una curul en el Congreso de Brasil mediante la friolera de un millón 300 mil votos, cuando su contrincante más cercano apenas llegó a los 200 mil.

El éxito del comediante que hoy es un legislador a toda regla se apuntaló con dos máximas que cautivaron a la gente: "¿Usted sabe lo que hace un diputado? Yo tampoco, vote por mí y se lo cuento" y  "Vote por Tiririca, peor de lo que está no va a estar".

En otras palabras, el candidato del PRD se ‘pirateó’ una campaña con la que los brasileños, característicos por su buen humor, se tomaron las cosas demasiado en serio y votaron por quien los hace reír.

Francisco Oliveira, alias Tiririca / APPeor aún, Mario Delgado hizo un cover desangelado y en un afán por tornarla seria le quitó todo su espíritu, lo cual no sería grave si nadie se hubiera enterado, si viviéramos en el siglo XX donde cualquiera podía tomar la clave del éxito de un lugar muy muy lejano y tropicalizarla a su gusto.

Pero ya no es así. Con nuestra aldea global, donde uno no puede picarse la nariz sin salir retratado y viralizado al otro lado del mundo, esto del plagio, aunque sea a medias, es como dispararse en el pie. Quisiéramos pensar que es mera coincidencia, pero a estas alturas ya hemos perdido la fe.

Si alguien lo duda, ahí tienen a Josefina Vázquez Mota, cuyo relanzamiento de campaña con el lema ‘Diferente’ resultó no sólo parecido, sino idéntico al de la española Pilar González cuando buscaba hacerse con la alcaldía de Sevilla el año pasado.

Tantos millones invertidos por los partidos para estas campañas electorales (casi mil 500 millones de pesos nada más en las presidenciales) para acabar viendo refritos mal hechos y con un doblaje rídiculo.

Qué diéramos por tener un payaso de a de veras en estas elecciones, uno profesional, que con un cinismo descarado nos prometiera que peor no podríamos estar si votamos por él. Pero ahora es demasiado tarde.

Foto: CuartoscuroDebate en cámara lenta

Ya falta menos y por lo que se ve, el primer debate organizado por el IFE no dejará contento a nadie. Ya desde ahora se sabe que quienes lo veamos será por mero masoquismo, porque ahí no podremos ver ni una palabra subida de tono debido a las reglas impuestas. Por supuesto que el primero en quejarse fue Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que con el minuto y medio que le darán a cada candidato para su presentación apenas si le dará tiempo para saludar a la concurrencia. Es lógico que AMLO esté preocupado con este formato, pues de los cuatro es el que menos palabras emite por minuto y en lo que sale de sus acostumbradas pausas ya estaremos viendo la película de medianoche. En definitiva esa no es arena para López Obrador. Para que esto le funcione, el debate deberá dar inicio en su tradicional conferencia mañanera, para que cuando llegué al foro designado él ya vaya encarrerado para dar réplicas y contrarréplicas. Piensen en AMLO, por favor, y en que el amor, ahora su especialidad, se da en pequeñas dosis y no todo de un jalón.


Foto: CuartoscuroCon todos menos conmigo

Todos esperábamos que Peña Nieto nos cerrara la boca, fuera contra todos los pronósticos y se parara en el debate al que fueron invitados todos los candidatos por la cadena MVS. Que llegara, mostrara una elocuencia jamás vista y nos dejara pasmados con sus intrépidos reflejos para esquivar ganchos. Pero no fue así y al más puro estilo de ‘te digo sí, pero no te digo cuando’ le dio la razón a quien asegura que eso de los encuentros frontales le da ‘cus cus’. Es explicable. Muchos le atañen que su reticencia a los enfrentamientos en vivo y en directo se debe a que sin guión ni teleprompter no se siente a sus anchas, pero la verdad es muy distinta. Lo que pasa es que no lo inspiran; un debate vía radio o TV reestringida nunca será un buen anzuelo. A él lo que le gusta es salir bien a cuadro para que millones queden ciegos con el reflejo de su copete engominado. Que lo escuchen no le basta. El chiste es que presuma la estética de su rostro en alta definición, sus poses, sus gestos. Si quisiera lucir su voz sería cantante y el que sufriría sería Luis Miguel. A Peña Nieto prométanle ‘primetime’ y verán si solito no se pone.

Foto: El UniversalUn milagrito aunque requiera manda

Hay que reconocerle a Josefina Vázquez Mota su valor para seguir en esta contienda. Después de todo, ella no pelea contra tres contrincantes, sino con ellos y muchos otros amantes del fuego amigo. Es decir, que haciendo gala de dotes multitasking, le hace frente al diluvio que tiene fuera mientras al interior de su casa existe una inundación. Y como todo puede ser mucho peor, entonces surge Vicente Fox. Después de que prácticamente fue él el que le abrió las llaves y dejó fluir el agua, ahora recula y con su conocido Alzheimer selectivo grita a los cuatro vientos que su candidata, su campeona, en quien siempre confió es Josefina. ¿Qué no le habrán dicho a Fox para que simplemente se callara? Seguramente la manita de puerco que le aplicaron llevaba unas dosis de ‘quieto o te mandamos a comer con Fidel Castro’, porque para que el ex presidente amarre su lengua se necesita espantarlo con algo en verdad severo. Cómo quieren que Josefina no confunda libros y autores, si su mente está siempre cavilando que cuando regrese a su cuartel de guerra quizás ya fue incendiado por su equipo de campaña. Calmar a Fox fue un milagro entre las 7 plagas. Ahora sólo faltan que le lleguen otros 9,999.

Foto: El UniversalEl chico más temido del barrio

Quien se la está pasando bomba en esta elección es Gabriel Quadri. Todos sufren, se quejan, se tiran unos a otros, mientras él vive entre la degustación de platillos exóticos y sus juegos de bádminton. Nada le inmuta, ni siquiera que le pregunten una y otra vez si la maestra Gordillo ahora regala Combis en lugar de Hummers. Eso sí, en esta última semana se alebrestó y todo porque nadie quiere jugar con él. Ni ofreciéndose de sparring para debates le hicieron caso. No pasa actividad en el día sin que los hechos le recuerden que podrá ser un candidato legalmente registrado, pero para todo hay niveles. Sin duda su explicación de que todos lo desprecien es correcta: nadie quiere enfrentarse a él porque todos le tienen miedo. Por supuesto que es así. El destino es cruel y traicionero y el costo de un revés ante un contrincante que con trabajos llega al punto porcentual sería mortal. Sería como ver al Real Madrid o al Barcelona enfrentarse a los Valedores de Iztacalco y que en la de malas perdiera hasta por goliza. Dejen la derrota, el ridículo que les esperaría. Sin duda Quadri es un peligro, al que es mejor mantener lejos.

-------
Mi cuenta en Twitter
@geniomutante

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK