Tema del Momento

Una cárcel con piscina, ¿lujo o derecho?


Por: Asier Martiarena
Por poco. Si la nueva cárcel de Pamplona llega a inaugurarse hace unos meses, sus reclusos habrían podido disfrutar de una serie de comodidades inalcanzables para muchos reos de otras cárceles, e incluso para gran parte de la sociedad. Pero el azar ha querido que las restricciones presupuestarias hayan llegado incluso al ministerio del Interior de España cuyo titular, Jorge Fernández Díaz, ha descubierto la placa inaugural de la nueva cárcel de Pamplona, dejando a medias algunas instalaciones.

Piscina de la nueva cárcel de Pamplona. TwitterCon una factura total que supera los 100 millones de euros ($125.6 millones), el centro penitenciario cuenta con 500 celdas, varias salones de esparcimiento con futbolines, canchas de fútbol y baloncesto... y poco más. En el tintero se han quedado las pantallas de plasma de las habitaciones con las que podría haberse visto la inminente Eurocopa de fútbol, y la piscina cubierta que finalmente no se llenará con dinero de las arcas del estado.

Ambos aspectos han levantado la polémica en los últimos días. Especialmente la instalación acuática. La construcción de la piscina ha costado 500,000 euros (unos $628,000) y su mantenimiento supondría un desembolso de 50,000 euros (unos $63,000) anuales. Sin embargo ahí quedará, vacía. Como un estupendo recinto decorativo porque el ministerio Interior ha optado por no ponerlo en funcionamiento y, de hecho, ha dado la orden de que en ninguna cárcel en construcción o proyectada se incluya una piscina, tanto cubierta como de exterior.

Instalaciones de recreo del centro penitenciario navarro. TwitterMuy molesto se ha mostrado el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, apuntando en una entrevista en la Cadena Cope, que "los internos de un centro penitenciario tienen que cumplir con ese objetivo que marca la Constitución, que es la reinserción y la reeducación, no la rehabilitación muscular".

Algo similar va a ocurrir con las teles. En concreto las 721 televisiones de plasma ya compradas, con un coste cercano a los 100,000 euros ($125,000), que solo colgarán de las celdas si los reclusos deciden comprarlas de su bolsillo. De lo contrario irán a parar a un almacén.

La polémica instalación es una baza de Interior, tanto de éste como del anterior Gobierno, para avanzar en el proceso de pacificación del País Vasco. En concreto para fomentar el acercamiento de presos de la banda ya que sus 500 celdas posibilitan el internamiento de este tipo de reos.

Según datos de 2011, en la vieja cárcel de Pamplona no hay presos de ETA, pero además de los 20 que cumplen condena en Francia, hay 81 presos navarros relacionados con ETA recluidos en el conjunto de las cárceles españolas.

Fuente: Yahoo! España
¿Una cárcel con piscina cubierta es un lujo o un derecho?

Cargando...