Tema del Momento

El misterio de la familia que recibía correos de un difunto

Por Thomas Castroviejo

Jack Froese murió el pasado junio de una arritmia. Fue de un día para otro. Tenía 32 años. Pero, qué cosas, ese día de junio no fue la última vez que sus amigos y su familia recibieron noticias de este oriundo de Pensilvania (Estados Unidos).

Están convencidos de que, desde noviembre, Jack ha adquirido el hábito de comunicarse con ellos a través de uno de sus métodos favoritos: el correo electrónico. Aseguran haber estado recibiendo misivas de Jack con asuntos que nadie más podría conocer, procedentes de una cuenta cuya contraseña no conocía nadie y que dudan que esté siendo manipulada por un hacker.

El primero de ellos le llegó a Tim Hart, el mejor amigo de Jack desde hacía 17 años. "Una noche de noviembre, estaba mirando mis correos desde el móvil y de repente apareció. Me quedé extrañado. Era una nota muy corta y rápida, pero hablaba de una cosa que había quedado exclusivamente entre Jack y yo". En el asunto, se leía "Te estoy mirando" y en el cuerpo del mensaje, sólo tres frases: "¿Me has oído? Estoy en tu casa. Limpia tu puto ático".

Por si el nombre del remitente no hubiera bastado para estremecer a Hart, el contenido del mensaje no podía ser más acertado. Poco antes de que Jack muriera, los dos habían estado charlando en su ático. "Estábamos solos, él y yo". Y su amigo bromeó con él sobre lo sucia que tenía esa parte de su casa.

Más sospechoso fue lo del primo de Jack, Jimmy McGraw. Poco después de la muerte de su familiar, a mediados de noviembre, se rompió un tobillo. A la semana siguiente, el día 21, recibió un correo de la cuenta del difunto diciendo: "Hola, ¿qué tal estás? Sabía que te ibas a romper el tobillo, intenté avisarte. Tienes que tener más cuidado".

Más místico que Hart, McGraw ve en el correo una señal del más allá: "Me gusta pensar que Jack me lo ha mandado. Es como si se hubiera ido pero todavía quisiera contactar conmigo, decirme que tengo que seguir adelante, que me sienta mejor".

Explicaciones puede haber mil. Hay empresas que envían correos electrónicos a las familias de un fallecido después de su muerte, desde su propia cuenta de correo, pero sería mucha casualidad que Jack preparara los textos antes de una muerte tan repentina. Mucha más casualidad sería que supiera que su primo iba a romperse el tobillo.

En todo caso, la familia y los amigos de Jack no quieren investigar el origen de estos mensajes. Los han aceptado más como un regalo que les alivia el duelo que como un misterio. Como opina Hart: "Si es la broma de alguien, me da igual, porque lo interpreto como yo quiero". Es más, ha respondido al correo como si hablara con Jack. No ha obtenido respuesta.

Fuente: Daily Mail

Cargando...