Tema del Momento

Artemisia Gentileschi: La pintora seducida y robada por su maestro

Autorretrato de Artemisia en "Alegoría de la pintura" (Wikipedia)Javier García Blanco/ Arte Secreto

"Una hija del suplicante ha sido desflorada a la fuerza y conocida carnalmente muchas veces por Agostino Tassi, pintor, amigo íntimo y colega del suplicante".

Así comenzaba la carta de súplica que Orazio Gentileschi, padre de la ultrajada, escribió en el año 1612 al pontífice Pablo V con la esperanza de que se hiciera justicia.

Su hija Artemisia, que por aquel entonces contaba con unos dieciocho años -dieciséis según otras fuentes- había dado muestras de su talento para la pintura, así que su padre -también pintor- decidió que Tassi, a quien consideraba amigo, se encargara de su educación.

Por desgracia, Agostino Tassi abusó de la confianza de su amigo y terminó aprovechándose de su pupila.

El lamentable suceso protagonizado por Artemisia y su maestro supuso un gran escándalo en la época, y el juicio se prolongó durante siete meses.

A lo largo del proceso fueron testificando distintas personas relacionadas con el caso y, para sorpresa de todos, se desveló que Agostino era un auténtico criminal capaz de cualquier cosa.

La joven Artemisia explicó al tribunal que, tras haber sido forzada por su maestro, este le prometió que se casaría con ella para compensar su crimen, así que en un principio decidió guardar silencio sobre lo ocurrido.

Fue algún tiempo después, al ver que Agostino no cumplía con lo prometido, cuando decidió poner a su padre al corriente de la violación. Durante el juicio, la joven también explicó que su maestro le había robado una de sus pinturas, con una escena de Judith.

En un principio, Tassi lo negó todo, pero poco a poco fueron desfilando distintos testigos que confirmaban el carácter malvado del acusado. Entre los declarantes estaba un amigo del pintor, llamado Giovanni Battista Stiattesi.

"Susana y los viejos" (Wikipedia)Este declaró sin tapujos ante la corte, dejando en evidencia el carácter violento y peligroso de Tassi. Al parecer, el pintor había sido abandonado tiempo atrás por su esposa, que le estaba siendo infiel, así que Tassi contrató a unos sicarios para que la asesinaran.

Algún tiempo antes se había trasladado a Roma, donde mantuvo relaciones sexuales con la hermana de su mujer. En la época, mantener relaciones carnales con un cuñado o cuñada se consideraba incesto, así que fue juzgado y condenado por este motivo.

Así se supo que Tassi había encargado el asesinato de su esposa, había cometido incesto con su cuñada y, en fechas más recientes, había violado y robado a la joven Artemisia Gentileschi.

A pesar de todos estos desmanes, más que probados, Agostino Tassi solo fue condenado a un año de prisión, y ni siquiera cumplió íntegra la condena, pues a los ocho meses estaba otra vez recorriendo las calles de Roma.

Aunque el caso tuvo mucho repercusión y Tassi fue declarado culpable, aquel suceso no afectó a su carrera. De hecho, fue a partir de ese momento cuando comenzó a recibir los encargos más importantes, entre ellos la decoración de distintos palacios de las familias más importantes de Roma.

Gracias a los documentos históricos hoy sabemos que el lascivo Tassi no abandonó nunca su conducta criminal, pues existen registros de nuevos procedimiento judiciales en 1619, 1622 y 1630.

En el segundo de estos casos fue acusado por una prostituta romana, Cecilia Curantis, de haberle "golpeado en un ojo, mordido en un brazo y desvalijado su casa".

"Judith decapitando a Holofernes" (Wikipedia)

En lo que respecta a Artemisia terminó por convertirse en una de las artistas más destacadas de su tiempo, a pesar de que en aquella época las mujeres dedicadas a la pintura tenían que enfrentarse a grandes dificultades.

Gentisleschi logró ser la primera mujer miembro de la Accademia di Arte del Disegno de Florencia, se codeó con nobles de la talla de Cosme II de Médici, mantuvo una gran amistad con científicos como Galileo Galilei y trabajó en distintas cortes italianas y europeas, como la de Carlos I de Inglaterra.

Una de sus obras más famosas, "Judith decapitando a Holofernes", ha sido vista por algunos autores como una representación de su odio hacia Agostino Tassi, por su dramático realismo y por su cercanía al lamentable suceso que la hizo famosa en su época.

Por suerte, hoy Artemisia Gentileschi es más conocida y respetada por la calidad y modernidad de su obra, destacando por ser una notable "caravaggista" que dominó el claroscuro y dotó a sus obras de un realismo dramático.

Fuente: Yahoo! España
Artemisia Gentileschi: La pintora seducida y robada por su maestro

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK