Nuevo ciclón amenaza México; 80 muertos y decenas de desaparecidos

Un nuevo huracán se dirige este miércoles hacia la costa del océano Pacífico mexicana amenazando con agravar la emergencia por tormentas en el país, donde desde el sábado murieron al menos 80 personas y decenas están desaparecidas tras un gigantesco alud en una montañosa comunidad.

Manuel se regeneró en un huracán de categoría 1, después de que el martes apenas quedaran sus remanentes, y avanza con vientos sostenidos de casi 115 km/h hacia el noroeste de México, informó el Centro Nacional de Huracanes estadounidense.

El fenómeno impactará a partir del jueves y puede hacer más daño en un país asolado por torrenciales lluvias, especialmente el empobrecido estado de Guerrero (sur) y su balneario Acapulco, de donde miles de turistas siguen tratando de escapar.

En todo el país "ha aumentado el número de decesos lamentablemente. Tenemos 80 hasta el momento" ocurridos en 12 de los 32 estados mexicanos, dijo en una rueda de prensa en Acapulco Ricardo de la Cruz, director de Protección Civil del gobierno de México, cuyo anterior balance oficial eran 60 fallecidos.

Un cerro se derrumba

En Guerrero, las lluvias torrenciales provocaron que parte de un cerro se derrumbara sobre la aislada comunidad La Pintada, donde el presidente Enrique Peña Nieto dijo que hay 58 personas desaparecidas, aunque autoridades locales informan de al menos 15 muertos.

De momento no es posible precisar si los 58 desaparecidos "lamentablemente pudieran estar bajo el lodo de este deslave", recalcó el mandatario, que no reportó muertos, en una conferencia de prensa en el estado de Tamaulipas (noreste).

Peña Nieto explicó que el deslave "sepultó a una parte" de esta comunidad de unos 400 habitantes, que están siendo evacuados vía aérea a Acapulco ante el riesgo de otros aludes.

Poco antes Ediberto Tabarez, el alcalde del municipio Atoyac de Álvarez, al que pertenece La Pintada, aseguró a la AFP que le han reportado el hallazgo de 15 cadáveres y que la situación es "crítica" porque la tierra desgajada de un cerro enterró a unas 20 casas donde vivían unas 70 personas.

Algunos sobrevivientes de la tragedia narraron a la AFP que el alud sucedió en la tarde del lunes cuando muchos habitantes celebraban una comida por el feriado de la Independencia, y que hasta el martes no pudieron comunicarse por radio para pedir ayuda.

"Se perdió la escuela, el kinder (jardín de niños), la iglesia, todo se lo llevó" el deslave, dijo Ana Clara Catalán, de 17 años, en un centro de convenciones habilitado como refugio al que han llegado 45 habitantes de la Pintada, en su mayoría niños.

"Salimos corriendo, tronó bien feo, peor que una bomba", recuerda.

En los trabajos de rescate fueron trasladados a clínicas 14 heridos del alud, cuatro de ellos en estado grave, explicó el secretario (ministro) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Este miércoles, el Papa Francisco envió un mensaje de pésame a las familias de los fallecidos en México y expresó su solidaridad con los centenares de miles de damnificados.

El Papa Francisco está "hondamente apenado" y "ofrece fervientes votos por el eterno descanso de los fallecidos, al mismo tiempo que pide a Dios su consuelo a quienes sufren estas graves desgracias", según la carta enviada por el cardenal Tarsicio Bertone, número dos del Vaticano, y difundida por la Conferencia del Episcopado Mexicano.

En Acapulco (sobre el océano Pacífico), los equipos de rescate siguen trabajando arduamente para retirar derrumbes de las dos carreteras que la comunican con Ciudad de México, por donde no se podrá circular al menos hasta el viernes.

Alerta por viejas y nuevas tormentas

Bajo un fuerte y renovado sol, miles de frustrados turistas se agolpaban en una base militar cercana a este puerto, antaño destino favorito de estrellas de Hollywood, con la esperanza de volver a sus hogares y trabajos.

"Desconocíamos el clima, nos trajimos ropa y recursos para pocos días y tenemos actividades en la Ciudad de México que nos apremian para regresar", dijo a la AFP Juan Pablo Beltrán (22 años), miembro de un grupo de 45 jóvenes colombianos que viven en México por un intercambio estudiantil.

Hasta ahora han sido evacuados en vuelos militares y comerciales más de 5.000 turistas, pero la alcaldía de Acapulco calculó que tenían unos 40.000 visitantes varados.

En medio del caos, se han reportado desabastecimiento de alimentos y varios casos de multitudinarios saqueos a comercios.

El gobierno mexicano asegura que desde hace 55 años no impactaban casi simultáneamente dos tormentas tropicales, como lo hicieron Manuel e Ingrid, en ambas costas mexicanas (la del Golfo y la del Pacífico).

Ingrid ya se está disipando pero contribuyó en los últimos días a las lluvias que han afectado a dos terceras partes de este país de 118 millones de habitantes.

En cambio, Manuel se regeneró y se dirigía al noroeste hacia la península de Baja California, donde se ubica el turístico balneario Los Cabos, pero cambió su trayectoria y se encamina a impactar como huracán al norte del estado de Sinaloa (noroeste), informó el Servicio Meteorológico de México.

A esto se añade una zona de baja presión que se encuentra en el Golfo de México y tiene potencial de convertirse en ciclón, advirtió el SMN.

Un hombre cruza una calle inundada en Acapulco, estado de Guerrero, el 18 de septiembre de 2013

Localización de Acapulco donde centenas de turistas deben ser evacuados (45 x 61 mm)

Habitantes de Acapulco forman filas a la espera de que les distribuyan alimentos el 18 de septiembre de 2013

Cargando...