Abrió Carlos Fuentes nuevos cauces a la literatura mexicana

(Semblanza)

México, 15 May. (Notimex).- El laureado escritor mexicano Carlos Fuentes, quien murió esta tarde a la edad de 83 años, es considerado como uno de los literatos más importantes de todos los tiempos y una figura dominante en el panorama nacional del siglo XX.

La obra de Fuentes se ha caracterizado por ser una exploración de México y lo mexicano, con un lenguaje audaz y novedoso, capaz de incorporar neologismos, crudezas coloquiales y palabras extranjeras.

Según sus datos biográficos disponibles en varios sitios en Internet, el novelista, ensayista y guionista nació el 11 de noviembre de 1928 en Panamá. Estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tomó cursos de Economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, Suiza.

En 1950 viajó a Europa, donde logró complementar su perspectiva literaria: La épica moderna. A su regreso a México descubrió que el español debía ser la lengua de su obra y Latinoamérica la cultura de su lengua.

El México de los años cuarenta y cincuenta que Fuentes describió en "La región más transparente", fue un México imaginario, tal como el que narró en los años ochenta y noventa en "Cristóbal Nonato".

Su obra influenciada por el pensamiento y la obra de Balzac, dio como resultado en su estancia en París, "Aura", novela en la que no resuelve el enigma, sino destaca la exigencia de éste.

Fuentes logró consagrarse como un severo critico de la sociedad mexicana y fue considerado uno de los literatos más destacados a nivel mundial, como diplomático renunció a su puesto de embajador de México en Francia.

Fuentes tomó tal decisión, porque el entonces presidente José López Portillo designó al ex mandatario Gustavo Díaz Ordaz embajador en España, luego de que se reanudaron las relaciones entre ambos países, rotas 1936 al finalizar la Guerra Civil Española y con la llegada de Francsico Franco al poder.

Entre 1972 y 1976, trabajó en Secretaría de Relaciones Exteriores y fungió como embajador de México en Francia.

En compañía del literato Octavio Paz -Nobel de Literatura- dirigió la Colección Literaria Obregón y a comienzos de los sesenta fundó el Movimiento de Liberación Nacional, con Emmanuel Carballo creó la Revista Mexicana de Literatura y colaboró en los suplementos La Cultura en México y en El Espectador.

Es autor de innumerables obras entre las que destacan "Aura", "Terra Nostra" (1975), "Cristóbal Nonato" (1987), "Diana o la cazadora solitaria"(1994), "Constancia y otras novelas para vírgenes"(1990), "El naranjo o los círculos del tiempo" (1993), "La frontera de cristal" (1995), "La campaña" (1990), "Los años con Laura Díaz" (1999), "Instinto de Inez" (2001) y "La silla del águila" (2003), entre otros.

Fue merecedor de diversos galardones, como el Premio Xavier Villaurrutia 1976 y Rómulo Gallegos 1977, el Premio Internacional Alfonso Reyes 1979; Premio Nacional de Ciencias y Artes, en Lingüística y Literatura, 1984; Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cambridge, 1987; el XIII Premio Miguel de Cervantes, 1987 y la Medalla de Honor de Literatura del Club Nacional de las Artes de Estados Unidos, 1988.

En 1988 recibió la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío, otorgada por el Gobierno Sandinista, el Premio del Instituto Italolatinoamericano, 1989; la Medalla de Oro de la organización Casita María por la comunidad hispana de Nueva York en 1991; la Medalla rectoral de la Universidad de Chile, 1991; y fue condecorado con la Orden al Mérito de Chile, en grado de Comendador, en 1993.

Fuentes fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias en 1994, Doctorado Honoris Causa por la UNAM, en 1966 y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Baleares, España (2012)

Su obra ha sido traducida a casi todos los idiomas. Ha sido miembro del Woodrow Wilson International Center for Scholars en Washington, D. C.; profesor y lector en las universidades de Pennsylvania, Columbia, Cambridge, Princenton y Harvard.

NTX/VLU/AQF/DESTACA32

Cargando...